miércoles, 2 de mayo de 2018

Roma 4-2 Liverpool

La Roma necesitaba un partido perfecto para descontar la desventaja del partido de ida pero estuvo muy lejos de lograrlo y terminó cayendo víctima de sus propios errores y del tridente formado por Salah, Mané y Firmino, que volvieron a causar mucho daño.

El primer error se dio apenas al 9’. Firmino aprovechó un balón regalado por la defensa romana para adelantarse, enfrentar a los centrales y ceder a Mané que cruzó su disparo para anotar el 0-1 que ponía todavía más cuesta arriba el partido para la Roma.

Los locales también se vieron beneficiados por los errores del Liverpool y para muestra un botón, cuando corría el 15’ en un centro difícil al corazón del área, donde Lovren despejó rápidamente, pero para su mala fortuna, el esférico fue a estrellarse en la cara de Milner y, de rebote, entró a su propia meta para igualar el marcador 1-1.

El Estadio Olímpico de Roma revivió con la anotación pero volvió a ser silenciado al 25’ con un cabezazo de Wijnaldum. La Roma, con su típico uniforme rojo, se lanzó de nuevo sobre el rival, con sus mejores armas y todo su orgullo pero era detenido por una excelente formación de 5 defensas, 3 mediocampistas y 2 delanteros que sabían distribuirse en todo el terreno de juego y le impedían avanzar como hubiera deseado. 

Dzeko conquistó el empate al 52’ al contrarematar un balón rechazado por el arquero visitante pero ni así lograron que el Liverpool se desfigurara y duelo entró en un ir y venir muy parejo en el que las delanteras solían superar a las defensas pero no lograban horadar la meta contraria.

Nainggolan lanzó un soberbio disparo desde fuera del área para adelantar a la Roma 3-2 al 86’ y revivir las esperanzas de los fanáticos romanos de una remontada heroica pero el conjunto visitante logró sobrevivir, aunque a duras penas, los minutos suficientes para hacerla materialmente imposible.


Nainggolan puso el 4-2 al cobrar con potencia una pena máxima pero ya no hubo tiempo para más y el árbitro decretó el final en cuanto se reanudaron las acciones, por lo que el Liverpool conquistó valientemente su pase a la gran final de la UEFA Champions League y selló su cita con el Real Madrid para el próximo 26 de mayo en Kiev.

miércoles, 25 de abril de 2018

Bayern München 1-2 Real Madrid

El Bayern salió con todo en busca de adelantarse en el marcador. Fueron 20 minutos de acoso sobre la portería de Keylor Navas. Carvajal cometió un error en la primera jugada del encuentro y a punto estuvo de costarles una anotación a los ibéricos, pero para su buena fortuna los germanos no encontraron una pierna que empujara el esférico hacia gol y el marcador se mantuvo sin cambios hasta el 28’ cuando Kimmich aprovechó un pase filtrado por James para colarse en medio de dos defensas, encarar a Navas y vencerlo con un disparo fuerte y franco que el arquero madridista dejó pasar en un grave error. 

Con el marcador a su favor, el Bayern no aflojó el ritmo y mantuvo el asedio sobre la portería rival mientras el Madrid aguantaba a pie firme los embates de los bávaros. Cuando todo parecía indicar que los locales aumentarían la ventaja, apareció Marcelo con un zapatazo desde los linderos del área para empatar el marcador. 

Ribéry hizo y deshizo por la banda, dejando atrás una y otra vez a Carvajal y enviando centros envenenados pero no pudo encontrar quien cerrara la pinza y el Bayern dejó ir más de una ocasión para recuperar la ventaja. Con el paso del tiempo, el Bayern fue perdiendo fuelle y los merengues se acomodaron mejor en el terreno de juego hasta que, cuando ya corría el 57’, Marco Asensio, que había ingresado al campo tras el descanso de medio tiempo, aprovechó un grave error de Rafinha que regaló el balón en la salida de su equipo, para hacer una excelente pared con Lucas Vázquez y anotar el 1-2 que le daba la vuelta al marcador.


El Bayern volvió a la carga de inmediato pero ahora sí se topó con la figura de Keylor Navas quien lavó su grave error del primer tiempo con un par de buenas intervenciones que permitieron al conjunto merengue salir del Alianz Arena con una importantísima victoria. 

martes, 3 de abril de 2018

Juventus 0-3 Real Madrid

El Real Madrid ha obtenido una excelente victoria sobre la Juventus en Turín con una impresionante demostración de contundencia en el ataque y solvencia en la defensa. Dos goles de Cristiano Ronaldo, el segundo de ellos de gran envergadura, un gol de Marcelo, también digno de pasar a la posteridad y una gran actuación de la defensa del Madrid, sobre todo Sergio Ramos y Rafael  y sin duda de Keylor Navas, hicieron posible que los merengues derrotaran a la poderosa Juventus en su propio estadio y ante su gente.

Cuando apenas corría el 3', Kroos encontró a Marcelo libre por la banda izquierda y este habilitó inteligentemente a Isco quien desbordó y mandó un pase raso al corazón del área donde apareció la figura de Cristiano Ronaldo, que se adelantó a su marcador, para anotar el primer gol del partido.

La Vecchia Signora, que únicamente ha caído en 6 ocasiones en los últimos 178 enfrentamientos en su estadio, no se quedó con los brazos cruzados y se lanzó al frente en busca del empate, los atacantes bianconeris se estrellaron una y otra vez con la zaga madridista, compuesta por Ramos y Varane, y con Keylor Navas que también estuvo intratable.

Casemiro, Kroos y Modric formaron un medio campo muy complejo y supieron ayudar en labores defensivas, dejando a Isco más libre y funcionando como enganche con los delanteros y siempre listos para contragolpear al equipo turinés que vendió muy cara su derrota y mantuvo en jaque a la defensiva madridista por más de una hora.

Sin embargo, cuando ya corría el 64', Cristiano Ronaldo, con una impresionante chilena, volvió a hacer de las suyas y derrumbó la muralla blanco y negra que ya no pudo levantarse. El gol fue de antología y sin duda pasará a la historia. Cristiano rescató un balón perdido casi sobre la línea de fondo y mandó pase retrasado a Lucas Vázquez, quien había entrado en sustitución de Benzema que pasó desapercibido en el encuentro, y mandó un fogonazo que rechazó Buffon con una enorme estirada pero para su mala fortuna, Carvajal recogió el rechace y mandó un centro hacia el corazón del área, donde apareció Cristiano Ronaldo, quien con una chilena impresionante marcó el 0-2 y fulminó al conjunto italiano.

A los pocos minutos, Marcelo tomó un pase de Cristiano Ronaldo, se quitó a un defensa, se apoyó con Isco, quien devolvió rápidamente de pared a Marcelo y este volvió a apoyarse, ahora con Cristiano, quien también le devolvió rápidamente el esférico para que el habilidoso defensa brasileño terminara llevándose a todo mundo y superara a Buffon para el 0-3 definitivo.

El marcador sitúa al Real Madrid en el umbral de las semifinales y le inyecta una bocanada de oxígeno a Zinedine Zidane que busca rescatar su temporada con la actuación de su equipo en el torneo más glamuroso de Europa.

Juventus vs Real Madrid

Juventus y Real Madrid sostendrán un encuentro de pronóstico reservado en el Juventus Stadium de Turín. La reedición de la final de 2017 que terminó 4 a 1 a favor del Real Madrid y de la semifinal de 2015, en la que la Juve superó al conjunto madridista. 

En los últimos 19 enfrentamientos, el conjunto italiano ha ganado 8, por 2 empates y 9 derrotas ante los ibéricos. Dos equipos grandes, acostumbrados a protagonizar gestas gloriosas que tendrán que eliminarse muy temprano debido al sorteo.

La Juventus marcha en primer lugar de la Serie A italiana con 78 puntos, 4 por arriba del Nápoles que es segundo en la tabla y 18 más que la Roma que se encuentra en el tercer puesto, en 30 partidos y ha dominado a placer el Calcio durante los últimos años pero no ha podido trascender en Europa y busca la revancha ante los merengues.

El Real Madrid se encuentra en el tercer puesto de la Liga de España con 63 puntos en 30 partidos y ya ha perdido cualquier esperanza de remontar pues el Barcelona, que por cierto marcha invicto en La Liga, lleva ya 76 puntos.

Para la Becchia Signora se trata de un partido por el honor de trascender en Europa y una revancha. Para el Real Madrid se trata de mantener la corona europea por tercer año consecutivo y salvar la temporada ya que están eliminados en Liga y Copa.

Ambos conjuntos vienen de ganar en sus ligas, la Juventus por 3 a 1 sobre el AC Milán y el Real Madrid por 3 a 0 sobre Las Palmas de Paco Jemez. 

miércoles, 28 de marzo de 2018

España 6-1 Argentina


La Selección de España se sirvió con la cuchara grande para golear a una descompuesta Argentina que descarriló por completo en la segunda parte. Los pamperos se fueron del Wanda Metropolitano con 6 tantos encima ante una selección española que estuvo muy lejos de su mejor forma, lo que seguramente pondrá a pensar muy seriamente a Jorge Sampaoli que gusta de armar sus equipos de atrás para adelante y que suele pedir que sus jugadores presionen en todos los rincones del terreno de juego.

España aprovechó cabalmente los múltiples errores argentinos para terminar goleándolos sin dar un gran partido. Julen Lopetegui optó por un simple 4-3-3 con Carvajal, Piqué, Ramos y Alba en la defensa, Koke, Thiago e Iniesta en la media cancha y Asensio, Costa e Isco en la delantera.

Sampaoli mandó un 4-2-3-1 que pretendía tomar las riendas del medio campo pero que jamás encontró solvencia y extrañó sobremanera a Messi y Di María. La media de contención estuvo integrada por Mascherano y Biglia, quienes intentaron frenar a La Roja presionando desde los tres cuartos del campo.

Argentina buscó presionar a España desde muy arriba, algo que a Sampaoli le funcionó muy bien con Chile, pero la estrategia hizo agua debido a serias fallas de coordinación que exhibieron enormes huecos que fueron muy bien aprovechados por los mediocampistas españoles.

España buscó las grietas en la formación argentina y poco a poco las fue encontrando. Los albicelestes se arriesgaron y en el pecado llevaron la penitencia. Iniesta robó un balón y de inmediato alimentó a Asensio quien habilitó a su vez a Diego Costa que firmó el 1-0 cuando apenas corría el 12'.

Asensio asistió a Isco al 27' para el 2-0. Otro balón perdido en la salida que salió caro. El pase de Asensio fue preciso para la llegada de Isco quien fusiló desde el corazón del área a Romero. Otamendi acercó a Argentina 2-1 al 39' con un cabezazo en un tiro de esquina servido por Banega y parecía que el segundo tiempo estaría parejo pero sobrevino la debacle de los pamperos.

Diego Costa cedió su lugar a Iago Aspas quien, muy pronto, dejó en claro que tiene mucho qué ofrecer al asistir a Isco para el 3-1 al 52'. Los ibéricos aprovecharon el desconcierto de la zaga albiceleste para marcar el 4-1 al 55', perfilando ya la goleada que se concretó con anotaciones de Aspas e Isco a los 73' y 74' respectivamente.

España supo asentar duros latigazos que terminaron exhibiendo los serios problemas de solvencia de la zaga argentina. Incluso el quinto gol, anotado por Aspas, fue a pase de De Gea, el arquero, que lanzó un pelotazo por el centro que tomó desprevenida a la defensa visitante.

A tan sólo dos meses de la Copa del Mundo, España y Argentina se han tomado una foto que seguramente servirá a sus entrenadores para ajustar las tuercas con miras a realizar un buen papel en Rusia 2018 aunque es innegable que Lopetegui tiene en estos momentos un mejor panorama para su equipo que el que muestra el conjunto dirigido por Sampaoli que tendrá que llevar a cabo serias correcciones en el funcionamiento sobre todo de su zaga si quiere meterse a la pelea por el protagonismo en la fiesta grande del futbol mundial.

domingo, 25 de marzo de 2018

España vs Argentina


El próximo martes 27 de marzo se enfrentarán en el Wanda Metropolitano de Madrid las selecciones de España y Argentina, uno de los partidos amistosos más llamativos de la segunda ronda de enfrentamientos de la Fecha FIFA.

Dos grandes selecciones que sin duda se encuentran entre las favoritas para pelear por la copa del Mundo que se celebrará en Rusia el presente año, pero que llegan de forma muy distinta e incluso podría decirse, contrastante.

Por un lado está España que lleva muchos años, más de una década, trabajando muy bien y siguiendo un camino bien trazado, respetando su estilo, aprovechando al máximo una enorme generación de futbolistas que ha recibido excelentes incrustaciones de jóvenes que prometen mantener a la Furia entre los protagonistas por un buen tiempo.

Por el otro se encuentra Argentina que ha tenido un tránsito mucho más accidentado y que pese a contar con grandes figuras de nivel mundial, ha sufrido enormidades para alcanzar la clasificación a la Copa del Mundo y ha variado mucho estratégicamente con los cambios de técnico.

La época dorada de La Roja comenzó con la llegada al timón de Luis Aragonés. El Sabio de Hortaleza, como se le conocía a don Luis, se había desempeñado como mediocampista en los 60's y 70's principalmente con el Atlético de Madrid y buscó desde el inicio dotar de una identidad al conjunto ibérico, estableciendo un estilo que sigue vigente hasta estos días pese a los cambios de técnico que se han dado. Don Luis privilegió la posesión y el toque del balón sobre la fuerza física, el talento y el juego de conjunto sobre el desgaste y la fiereza.

Aragonés se mantuvo en el timón pese a la eliminación de España en octavos de final ante Francia, sobre todo gracias al estilo que ya iba conquistando adeptos en todo el mundo. La obtención de la Eurocopa 2008 celebrada en Austria y Suiza catapultó a lo más alto a La Roja y abrió las puertas de una nueva época en la que lograron imponer su estilo y rompieron todas las barreras que habían mantenido históricamente a España en un segundo plano a nivel mundial.

Los títulos comenzaban a llegar a las vitrinas pero lo que más llamaba la atención fueron las formas. Un sistema de juego que monopolizaba la posesión del balón y que basaba su funcionamiento en la habilidad técnica de sus jugadores y en un hipnótico juego de conjunto que maravilló a propios y extraños y los llevó a ganar también la Copa del Mundo Sudáfrica 2010 ya bajo la dirección de Vicente del Bosque quien mantuvo la base de jugadores y, lo que fue más importante, respetó cabalmente el estilo impuesto por Aragonés.

La Roja es dirigida hoy por Julen Lopetegui, quien tomó el timón en 2016 y ha tenido que emprender la renovación del equipo, sustituyendo grandes estrellas que han inscrito sus nombres con letras de oro en la historia del futbol ibérico, pero conservando el estilo de toque y posesión del balón que han llevado a La Roja a lo más alto del futbol mundial.

Argentina fue subcampeón en Brasil 2014 de la mano de Alejandro Sabella pero el estratega prefirió dar un paso al costado y declinó mantenerse en el timón de la albiceleste que recurrió a Gerardo Tata Martino en busca de retomar el camino y conquistar los títulos que le hacen falta a Messi. Martino no pudo evitar que los pamperos cayeran ante Chile en las finales de la Copa América 2015 y 2016 y dejó el cargo en manos de Edgardo Bauza quien, luego de unas muy flojas eliminatorias rumbo a Rusia 2018, dejó el mando en poder de Jorge Sampaoli quien alcanzó la clasificación de forma por demás angustiosa.

Los estilos implantados por Sabella, Martino, Bauza y Sampaoli no tienen mucho en común e incluso tienen enormes diferencias, pero de cualquier forma, el material humano con el que cuenta Sampaoli es impresionante y su potencial, enorme, por lo que sin duda, debe de considerarse a la hora de hacer pronósticos pero es inevitable observar las enormes distancias existentes al contrastar el trabajo de los últimos años con lo acontecido con España.

sábado, 24 de marzo de 2018

México 3-0 Islandia


La Selección de Futbol de México derrotó por 3 tantos contra 0 a Islandia en un partido intenso, de mucha lucha y en el que salieron a relucir aspectos muy importantes que podrían ser de mucha utilidad para el buen funcionamiento del equipo en la copa si se lleva a cabo un trabajo objetivo de análisis y autocrítica.

Juan Carlos Osorio gusta de armar tanto equipo como estrategia dependiendo del rival en turno, lo cual implica para el técnico nacional, cambiar alineaciones a discreción. En esta ocasión optó por una defensa de 5 jugadores, con tres centrales y dos carrileros. Los centrales, Salcedo, Araujo y Moreno, son gente de oficio, altos y fuertes, con lo que el estratega buscaba contrarrestar a los islandeses que juegan típicamente con un 4-4-2, manejan un estilo muy vertical y tienden a ser mortales en el contragolpe.

La elección de los carrileros fue algo que da mucho qué pensar. Por la derecha corrió Jesús Corona y por la izquierda Jesús Gallardo. Sobra decir que ninguno de los dos está acostumbrado a esa posición y no rindieron lo que hubiera podido rendir gente con ese oficio.

En la media de contención comenzó Diego Reyes, de quien el técnico siempre habla maravillas pese a todos los problemas que ha mostrado sobre todo cuando se desempeña en ese puesto y más si se le compara con alguien con oficio en la zona como Jesús Molina. Andrés Guardado y Miguel Layún apoyaron en las labores de media cancha y Marco Fabián quedó como enganche flotando arriba de los mediocampistas.

Layún no vio la suya durante el primer tiempo y sufrió mucho en esa posición pese a su pundonor y entrega. ¿Qué hubiera pasado si Layún hubiera jugado de carrilero en lugar de Corona y este se movía a la media cancha? ¿Por qué situar a dos jugadores en posiciones distintas a las que están acostumbrados a desempeñar? Todo cambió para Layún cuando entró al terreno de juego Chucky Lozano quien abrió los espacios y le dio otra dimensión al equipo, pero en la primera parte, el ex americanista sufrió para cubrir el puesto.

Marco Fabián marcó un gran gol de tiro libre y buscó abrir el cerrojo defensivo de los islandeses con tiros de media distancia aunque le hace falta mucho entendimiento con sus compañeros.

Arriba arrancó Raúl Jiménez quien tuvo un desempeño muy discreto. Para la segunda parte, su lugar lo tomó Oribe Peralta quien se vio bastante mejor, pero el cambió que influyó más en el desempeño del equipo fue sin duda el de Chucky Lozano por Tecatito Corona. Chucky fue un revulsivo y se notó su presencia en el terreno de juego.

Islandia se paró bien atrás en el inicio del encuentro y le supo cerrar los espacios al conjunto tricolor. Los islandeses bien pudieron abrir el marcador pero Chuy Corona se interpuso al menos en dos ocasiones claras e impidió sendos goles que le hubieran dado otra dimensión al partido.

A México le faltó profundidad y nuevamente mostró una pésima coordinación, algo que no ha podido corregir Osorio y que con tantos cambios constantes se ve difícil que lo logre.

El triunfo, pese a ser muy engañoso, le da al TRI confianza y les puede ayudar en muchos sentidos pero si no se analiza con objetividad y se trabaja para corregir los muchos errores de funcionamiento, puede ser muy perjudicial.

Se rescatan la actitud del equipo, las habilidades de los jugadores que atraviesan un buen momento y las ganas de los que no, pero siguen llamando la atención los problemas defensivos y las faltas de coordinación y de profundidad. Osorio necesita trabajar y mucho para que el equipo pueda rendir realmente al momento de la verdad y no debe de dejarse engañar por este tipo de resultados que se obtienen a pesar de un flojo rendimiento, ya que caer en excesos de confianza podría ser mortal a la hora de enfrentarse a un rival como Alemania.