jueves, 3 de agosto de 2017

El difícil viaje de Barcelona a París


Tal y como lo había anunciado La Liga ayer, por considerar que el pago de 222 millones de euros por el traspaso de Neymar del FC Barcelona al Paris Saint-Germain incumple con la normatividad establecida por la UEFA respecto al fair play financiero, rechazó el intento de los representantes del astro brasileño de depositar la enorme cifra en sus oficinas.

Neymar ya se despidió de sus compañeros e incluso muchos de ellos han publicado mensajes de apoyo para el que llevara en el dorsal el número 11. incluso el propio Club Barcelona ya le dio permiso para no entrenar.

Si bien es innegable que Neymar ha hecho un gran papel en el terreno de juego, su paso ha dejado una pléyade de problemas judiciales que todavía azoran a la directiva del Barça que todavía está lidiando con problemas judiciales por su fichaje y ahora se ha metido en camisa de once varas por su salida que amenaza con meterlos, de nueva cuenta, en líos judiciales.

Las cuentas del fichaje del talentoso delantero simplemente no le cuadraron a la directiva del Barcelona encabezada por Sandro Rosell, quien por cierto se encuentra recluido en la cárcel por evasión de impuestos. El asunto pasó por los tribunales españoles y brasileños desnudando un entramado complicadísimo con pagos disimulados que engrosaron la cartera del brasileño.

Ahora el PSG tendrá que hacer malabares para convencer a La Liga y muy probablemente también a la UEFA y al TAS de que la transacción de 222 millones de euros no incumple la normatividad correspondiente al juego limpio financiero.

No hay comentarios:

Publicar un comentario