martes, 17 de noviembre de 2015

Velando armas


Honduras se prepara para recibir a México en el Estadio Francisco Morazán de San Pedro Sula y para ello Jorge Luis Pinto, el experimentado director técnico de Honduras, emplea sus mejores armas psicológicas: convencimiento y motivación para sus jugadores y poner el peso y la responsabilidad del partido en hombros del equipo tricolor.

Pinto sabe muy bien que el partido ha sido, históricamente, muy especial para el pueblo hondureño y que San Pedro Sula es un campo complicado y difícil para los mexicanos tanto por sus condiciones climáticas como por el estado de la cancha y el ambiente que la rodea.

Sin embargo y por más que tanto dirigentes como jugadores y el propio Pinto han buscado encender la llama y el ardor de la fanaticada, el ambiente no ha sido el mismo que ha rodeado el encuentro en otros años. Tal vez sean los pésimos resultados obtenidos por Honduras en estos últimos 4 meses y la reciente derrota por la mínima diferencia ante Canadá o bien por la situación por la que atraviesa el país, pero lo cierto es que en esta ocasión, la Selección Mexicana ha podido llegar discretamente y sin mayores contratiempos. Hoy se llevará a cabo el partido y no se escuchan aún los sonidos del claxon de los automóviles que solían generar un clima de tensión desde días antes del partido. No se ve a la gente prendida con su selección.

Las declaraciones de Pinto habían sido muy fuertes desde hacía varias semanas pero en cuanto se ha acercado la fecha del encuentro entre ambos equipos, se han suavizado y ayer incluso, en la rueda de prensa, declaró que si bien el partido contra México lo ha estado preparando desde hace 4 meses, no puede negar que el tricolor es el favorito.

Jorge Luis Pinto sabe muy bien que una presión asfixiante en la media cancha puede causarle mucho daño a México. También sabe perfectamente que cuenta con jugadores fuertes y rápidos y que los choques y las provocaciones también les pueden rendir buenos frutos y por eso buscaba encender los ánimos pero ya en la víspera ha preferido ser cauto.

Por el otro lado, Juan Carlos Osorio, el técnico del Tri, está consciente de que este encuentro será de un grado de dificultad mucho más elevado que el de su presentación en el Azteca ante El Salvador. Dice conocer perfectamente a su equipo pero tal vez el propio Pinto lo conozca mejor ya que el estratega que hoy dirige a la selección catracha estudió al tricolor desde el hexagonal pasado, cuando dirigía a Costa Rica.

Para Osorio, la declaración de intenciones de un equipo pasa más por las características de los jugadores que por un sistema pero de cualquier forma no piensa renunciar a ser ofensivo porque su hambre de triunfo pesa más que su miedo al fracaso.

México buscará imponer su juego ofensivo de posesión y de posición ante una Honduras que seguramente buscará presionar al tricolor desde la salida, adelantando filas y forzando un juego físico que les permita aprovechar su fortaleza, su mejor juego aéreo, que es por cierto una de las debilidades de la defensa del equipo mexicano, y el apoyo de su gente.

El calor que se espera habrá en San Pedro Sula a las 15 horas también jugará su parte y podrá ser determinante ya que si bien México ha mostrado buena condición física, no ha sido probado ante un escenario parecido al que enfrentará hoy.

Ambos equipos se encuentran en estos momentos velando armas, preparando los últimos detalles para su enfrentamiento. Tanto Pinto como Osorio saben muy bien que el partido será clave en el ánimo de sus respectivos equipos y si bien no será definitivo para la clasificación, sí podría marcar una enorme diferencia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario