martes, 18 de julio de 2017

Cae Villar, presidente de la Federación Española de Futbol, por presunta corrupción


Ángel María Villar nació en Bilbao, Vizcaya, España, el 21 de enero de 1950, comenzó su carrera como futbolista formado en las fuerzas inferiores del Athletic Club, debutando en la Primera División en 1971 y retirándose en 1981. En 1978 fue uno de los fundadores de la Asociación de Futbolistas Españoles, donde llegó a ser vicepresidente, para luego ser elegido presidente de la Federación Vizcaína de Futbol y, posteriormente, integrarse a la Real Federación Española de Futbol, donde fue elegido al cargo de presidente en 1988.

A partir de 1988, tomó el control de la Real Federación Española de Futbol y se las ingenió para ser reelegido en seis ocasiones: 1992, 1996, 2000, 2004, 2008, 2012 y 2017. Durante estos 28 años ha sabido maniobrar para asentar su poder y dominar con plenitud los destinos del futbol español pese a las sombras de fraudes y corrupción que lo han acompañado por mucho tiempo.

Villar fue acumulando acusaciones con el paso del tiempo. Presunto favorecimiento al Recreativo y al Marino, presunto fraude con las subvenciones en el caso Haití, en el cual, por cierto, ya ha sido imputado, presuntos desvíos para la construcción de estadios y adecuaciones a estadios existentes y otros movimientos fuera de lo común llamaron la atención de la Fiscalía Anticorrupción de España que le ha echado mano y lo ha detenido después de año y medio de investigación.

Las denuncias formales comenzaron a partir de 2015 y la Fiscalía fue fortaleciendo poco a poco el caso hasta optar por la detención de Villar, su hijo Gorka y su compañero y vicepresidente económico, Juan Padrón.

Durante la gestión de más de 28 años de Villar, España ha tocado la gloria en lo deportivo y ha vivido una época de oro que incluye la conquista de una Copa Mundial y la conquista, en dos ocasiones, de la Eurocopa, entre otras cosas.

Villar mantuvo siempre una excelente relación con Joao Havelange, Joseph Blatter, Julio Grondona y toda una pléyade de longevos dirigentes que han caído en desgracia ante los ojos del mundo a partir del FIFAGATE. La nueva generación de dirigentes, como Infantino, actual presidente de la FIFA, y Ceferin, actual presidente de la UEFA, no lo ve con buenos ojos e, incluso, hace poco tuvo que retirar su candidatura a la presidencia de la UEFA por falta de apoyos.

Villar se ha sabido eternizar en el cargo de presidente de la Federación Española de Futbol basándose en un sistema caduco de apoyos de federaciones regionales cuyos presidentes han sido tan longevos como él y con los cuales ha sabido manejar una compleja gestión de favores e influencias.

La Fiscalía Anticorrupción de España por fin le ha echado el guante. Un golpe que se veía venir desde hace un buen tiempo y que tendrá sin duda alguna fuertes repercusiones a nivel mundial y reaviva el escándalo alrededor de los oscuros manejos de los poderosos dirigentes del balompié.

No hay comentarios:

Publicar un comentario