lunes, 24 de julio de 2017

Ecos de un nuevo fracaso de México


Juan Carlos Osorio fue presentado como entrenador de la Selección de Futbol de México el 14 de octubre de 2015 y comenzó una racha de resultados positivos que logró sumar 10 partidos sin derrota, 9 victorias y 1 empate, pero que fue truncada de fea forma con una goliza ante Chile en la Copa América Centenario el 18 de junio de 2016.

A partir de junio del 2016, sumó de nueva cuenta 8 victorias y ahora 2 empates para luego sucumbir en un amistoso por 2 tantos contra 0 ante Croacia en Los Ángeles. México volvió a hilar victorias y empates hasta chocar con Alemania en los cuartos de final de la Copa FIFA Confederaciones Rusia 2017, ante la que cayó por 4 tantos contra 1 para luego volver a perder en el partido por el tercer y cuarto lugar, ante Portugal.

De nueva cuenta, el Tri volvió a hilvanar una racha de resultados positivos hasta toparse el fin de semana pasado con Jamaica, ante la que cayó derrotado por 1 gol contra 0.

En números, Osorio ha dirigido a México en 34 partidos de los cuales ha ganado 23, empatado 6 y perdido en 5 ocasiones. Un 73% de efectividad no puede ser considerado malo. Los problemas se presentan al analizar las formas. Bajo el mando de Osorio, el Tri ha sacado resultados apurados jugando mal en la mayoría de las veces.

Tanto en la Copa América Centenario, como en la Copa FIFA Confederaciones Rusia 2017, la Copa Oro 2017 y la propia Clasificación para la Copa del Mundo, México ha mostrado serias carencias bien identificables: falta de solidez en la defensa, balones perdidos incluso en jugadas simples, pésima coordinación entre líneas, errores de oficio de un sin número de jugadores y, por si fuera poco, falta de profundidad y volumen de juego.

El problema principal de Juan Carlos Osorio ha sido la falta de objetividad y autocrítica al analizar el cómo se obtienen los puntos conquistados. El actual técnico del conjunto tricolor suele estallar en júbilo ante una victoria pero ha sido, hasta ahora, incapaz de analizar sus propios errores. El método de rotaciones forzosas ha sido muy polémico y, para muchos especialistas, es la principal causa por la que la Selección Mexicana ha sido incapaz de mejorar su nivel de juego.

Un equipo de futbol puede ganar, perder o empatar, pero es primordial hacer una análisis objetivo de cada partido para poder aprender y mejorar. Si no se lleva a cabo dicho análisis, difícilmente se podrán llevar a cabo los ajustes requeridos para mejorar el nivel de juego.

La derrota sufrida ante Jamaica anoche duele, pero duele más ver que nuevamente se están formando dos bloques: los que quieren fuera a Osorio sin miramientos y los que desean que se mantenga a cualquier precio. El eco de la derrota podrá seguir retumbando en nuestros oídos pero si no se lleva a cabo un ejercicio ecuánime, imparcial y propositivo, no se aprenderá nada y seguiremos cometiendo los mismos errores.

No hay comentarios:

Publicar un comentario