lunes, 12 de junio de 2017

México 1-1 EE UU


Las selecciones nacionales de México y Estados Unidos empataron a un gol por bando ante un lleno  en el Estadio Azteca en un partido muy disputado y equilibrado.

Juan Carlos Osorio planteó equivocadamente el encuentro, basándose en lo acontecido en el partido anterior celebrado en Columbus pero la estrategia de Bruce Arena neutralizó rápidamente la estrategia tricolor y a punto estuvo de ocasionar una debacle.

Osorio envió al terreno de juego al Tri con Guillermo Ochoa, cuyo punto débil siempre ha sido salir del arco, con Diego Reyes, Oswaldo Alanís, Héctor Moreno y Carlos Salcedo en la defensa, Héctor Herrera, Marco Fabián, Jonathan dos Santos e Hirving Lozano en la media cancha y Carlos Vela y Javier Hernández en la delantera.

Bruce Arena hizo ajustes en su alineación para enfrentar a México y envió al terreno de juego un 1-3-4-3 que rápidamente se recomponía en un 1-5-4-1 a la hora de encerrarse atrás y se desdoblaba para contragolpear con efectividad.

Un grave error de Chicharito que entregó el esférico a Michael Bradley cuando apenas corría el 6' dio como resultado la caída del marco defendido por Guillermo Ochoa. Bradley agradeció el regalo y rápidamente disparó a gol. Su tiro fue con la fuerza suficiente para techar a Ochoa, que estaba mal parado, y anidarse en las redes. Era el 0-1 y cayó como un balde de agua fría sobre las tribunas.

Estados Unidos cambió de inmediato al 1-5-4-1 y se atrincheró en su propio campo. México controlaba el balón pero se estrellaba en el doble muro defensivo y los norteamericanos respondían con rápidos contragolpes en busca de una segunda anotación que hubiera sido fatal. Los verdes buscaban algún resquicio que les permitiera superar a la bien plantada defensiva visitante pero no parecía haber espacios libres.

Chicharito fue golpeado en el área norteamericana por Brad Guzan, el arquero visitante, en un claro penal pero el silvante no lo consideró así y dejó seguir la jugada.

Los de las barras y las estrellas fueron tomando confianza y cada vez agregaban más unidades en sus ofensivas. Cuando corría el 23', se dio un tiro de esquina a favor de los norteamericanos que a punto estuvieron de convertir en gol pero un resbalón fortuito para México permitió que Ochoa se hiciera de la esférica y el guardameta mexicano inteligentemente salió jugando rápido con la mano y habilitó a Chicharito que se escabulló de su marcador pasando el balón por debajo de sus pies y sirvió para Vela quien controló fuera del área y quebró hacia el centro para acomodarse y mandar el esférico al fondo de la portería visitante con un disparo muy bien colocado que ponía el marcador 1-1 y entusiasmaba a la fanaticada.

Al 31', Osorio sacó del terreno de juego a Alanís y mandó a Gallardo quien rápidamente comenzó a jugar por la banda, abriendo el terreno de juego y facilitando las incursiones del Tri sobre el territorio bien custodiado por los visitantes, que jamás abandonaron su guion y se mantuvieron firmes en su idea futbolística.

México dominó el partido y tuvo más tiempo el balón pero no fue capaz de generar jugadas de peligro y su mejor aproximación fue sin duda alguna un fuerte disparo de Héctor Herrera quien ejecutó magistralmente un tiro libre desde tres cuartos de cancha y estrelló el balón en el travesaño.  Osorio mandó a Javier Aquino al 53' y a Orbelín Pineda en el 77', pero ni la audacia de los cambios ofensivos fue suficiente para romper el cerco defensivo visitante y el marcador ya no se movió más, por lo que ambos equipos terminaron firmando el empate.

México encabeza la tabla de posiciones del Hexagonal Final de la CONCACAF con 14 puntos en 6 partidos y le siguen Costa Rica y Estados Unidos con 8 pero los ticos jugarán el próximo martes 13 de junio ante Trinidad y Tobago. En cuarto lugar se encuentra Panamá, que el martes 13 enfrentará a Honduras, que se ubica en el quinto puesto de la tabla. Trinidad y Tobago marcha en el último puesto con 3 puntos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario