jueves, 22 de junio de 2017

México 2-1 Nueva Zelanda


La Selección Nacional de México conquistó una angustiosa victoria por 2 tantos contra 1 sobre su similar de Nueva Zelanda en un partido en el que el director técnico del conjunto tricolor decidió complicarse la vida, demostrando que no aprendió la lección de la Copa América y realizó 8 cambios con respecto a su alineación anterior.

Juan Carlos Osorio envió al terreno de juego a Talavera en la portería, con una línea de tres defensas centrales, Salcedo, Araujo y Alanís, un medio de contención, Diego Reyes, cuatro mediocampistas, Damm, Fabián, dos Santos y Aquino y dos delanteros, Raúl Jiménez y Oribe Peralta.

Marinovic, por su parte, no experimentó y envío a sus mejores hombres con su acostumbrada formación 1-5-3-2, con Wood en el eje del ataque.

El primer tiempo fue desastrozo para el Tri. El exceso de confianza de Osorio estuvo a punto de pasarle la factura ante un rival que, para su buena fortuna, dejó ir varias oportunidades para liquidar el partido en el primer tiempo. Wood tuvo un mano a mano con Talavera al quedar fuera de circulación Salcedo que tuvo que abandonar el terreno de juego por una lesión en el hombro al 28' y su lugar fue ocupado por Héctor Moreno al 33'.

México volvió a acusar falta de coordinación entre filas e insolvencia en la defensa, pero era de esperarse luego de 8 cambios con respecto a la alineación del partido anterior, lo que aprovechó Nueva Zelanda para adelantarse en el marcador al 42' por conducto de Chris Wood quien aprovechó la nula marcación de la central mexicana para colarse, recibir un pase filtrado y superar a Talavera con un disparo bien colocado para el 0-1.

Juan Carlos Osorio mandó a Héctor Herrera al terreno de juego para la segunda parte y el cambio le funcionó de maravilla ya que HH le dio otra cara al Tri pero aún así, cuando corría el 53', Talavera tuvo que intervenir de nueva cuenta para robarle un balón de los pies a Woods que pretendía ampliar la ventaja para Nueva Zelanda.

Los buenos oficios de Herrera conectaron con Aquino que había estado haciendo lo que le venía en gana por la banda izquierda y el habilidoso extremo supo explotar su velocidad y condiciones para superar en incontables ocasiones a su marcador para convertirse en el jugador más importante del conjunto tricolor superando incluso a Talavera que tuvo una gran actuación.

Cuando corría el 54', Aquino superó con un caño a su marcador pegado a la banda izquierda, se sobrepuso a un duro jaloneo y penetró al terreno enemigo punzante para quebrar hacia el centro y tocar el esférico a Marco Fabián quien giró y cedió para Raúl Jiménez que mandó un soberbio fogonazo que se anidó en la horquilla para empatar el marcador 1-1.

Aquino continuó con su labor y en otro desborde, cuando ya corría el 72', volvió a quitarse a su marcador, ingresó al área, llegó a línea de fondo y cedió un pase retrasado para Oribe Peralta que fusiló sin miscericordia a Marinovic para darle la vuelta al marcador y poner adelante a México 2-1.

Lo más rescatable del partido fue que el Tri logró la hombrada en base a orgullo. El pundonor del conjunto tricolor le permitió sobreponerse al grave error táctico de Juan Carlos Osorio que había menospreciado a Nueva Zelanda y se había metido en serios problemas en el primer tiempo.

En los minutos finales, Gio dos Santos y Raúl Jiménez perdonaron a Nueva Zelanda pero también los neozelandeses pudieron empatar con un disparo desde fuera del área que se fue a estrellar en el travesaño de la portería defendida por Talavera.

El choque terminó candente e incluso hubo un conato de bronca en el que el árbitro, sorprendentemente, no expulsó a nadie y únicamente amonestó a un neozelandés y a dos mexicanos.

Así las cosas, México toma el liderato del Grupo A al llegar a 4 puntos y supera a Portugal que si bien tiene la misma cantidad de puntos e idéntica diferencia de goles, ha anotado un tanto menos que México. En tercer lugar se encuentra Rusia, con 3 puntos, y al fondo, eliminado, Nueva Zelanda.

No hay comentarios:

Publicar un comentario