miércoles, 24 de febrero de 2016

Juventus 2-2 Bayern


El Bayern de Múnich, fiel al estilo pregonado por su técnico Pep Guardiola, fue al Juventus Stadium, se adueñó del balón y dominó ampliamente a la Vecchia Signora para irse al frente en el marcador hasta por 2 tantos contra cero pero el equipo de Turín sacó la casta y logró emparejar el marcador en la recta final del encuentro que finalizó 2 a 2, dejando la resolución de la llave para la vuelta que se efectuará en Múnich el próximo 16 de marzo.

El Bayern tomó la iniciativa desde el arranque del partido. Se adueñó del balón y marcó el ritmo del encuentro con toques laterales, abriendo el campo y obligando a Gianluigi Buffon a emplearse a fondo desde el silbatazo inicial. El conjunto bávaro llegó a contabilizar más del 75% del tiempo de posesión aunque al final terminó con un 67%.

Guardiola mandó al terreno de juego una formación con 4 defensas, un medio de contención, 4 mediocampistas y 1 delantero pero el Bayern jugó tan compacto y acompañándose de tal forma que todos estaban involucrados en el ataque y en la muy pronta recuperación del esférico cada vez que lo perdían. La presión sobre la Juventus era desde la salida y se ejercía con gran rapidez y efectividad, asfixiando al conjunto italiano y obligándolo a replegarse en su propio campo para salir a largos latigazos en busca de algún contragolpe que pudieran capitalizar Mandzukic y Dybala que se encontraban aislados en la delantera.

Tanto Costa, por la banda izquierda, como Robben, por la derecha, estuvieron muy activos ya que el Bayern los utilizó continuamente para abrir el campo y buscar una mejor penetración desde los extremos. La estrategia de Guardiola funcionó a la perfección y la Juve pasó serios apuros para mantener su puerta sin goles hasta que, cuando ya corría el 43', tanto había ido el cántaro al agua, que se rompió. Müller tomó el esférico en la media cancha y cedió para Robben quien desbordó por la banda derecha y mandó un servicio pasado a segundo poste que Costa, de primera intención, tocó hacia el interior del área para Lewandowski quien retrasó para la llegada del propio Müller que simplemente tocó suave y bien colocado para introducir el balón por el único resquicio posible entre la defensa y Buffon que se había estirado inútilmente para atajarlo. Era el 0-1. Hasta ese momento, el Bayern había sido amo y señor de la situación y la Juventus únicamente había podido crear peligro con escasos contragolpes.

Para colmo de males, Massimiliano Allegri, técnico de Juventus, se vio forzado a cambiar a Marchisio, su mejor hombre en el medio campo, por una molestia muscular y su lugar fue ocupado por Hernanes pero de cualquier forma, el guion no se modificó y el Bayern mantuvo el control del esférico y continuó estableciendo sus condiciones ante una desconcertada Juventus que perdía demasiado rápidamente el balón cuando lo recuperaba.

Cuando corría el 55', en una de las pocas ocasiones en las que la Juventus había adelantado filas, perdieron el balón en el medio campo y Müller habilitó a Lewandowski quien condujo brevemente y mandó un pase para Robben quien se adentró al área de la Juve, cortó hacia el centro en una diagonal retrasada que tiene muy bien ensayada, dejó atrás a tres defensas y mandó un tiro perfectamente bien colocado que entró lamiendo el poste derecho de la portería custodiada por Buffon para poner el marcador 0-2.

El partido se teñía claramente de rojo pero la Juventus no es de los que bajan los brazos ante la adversidad y de inmediato buscó responder, trasladando con velocidad el esférico entre sus filas para evitar la presión de los alemanes que hasta ese momento les había sido asfixiante y, cuando ya corría el 63', un largo lance hacia el frente fue mal rechazado por Kimmich, defensa central del Bayern quien no supo cortar y dejó el esférico al alcance de Mandzukic quien rápidamente cedió para Dybala que doblegó a Manuel Neuer para el 1-2 con un tiro raso con la zurda.

El Bayern intentó frenar el ímpetu de la Juventus haciendo circular el balón de lado a lado para bajarles el ritmo. Allegri respondió haciendo entrar al terreno de juego a Sturaro en sustitución de Khedira al 69' y a Morata por Dybala al 75' y los cambios le funcionaron a la perfección ya que Pogba robó un balón en el medio campo, logró controlarlo pese a la presión del contrario y cedió para Mandzukic quien de primera intensión abrió para Morata que, desde la banda izquierda mandó un centro al corazón del área donde apareció Sturaro que logró adelantarse a la defensa muniquesa para empujar el esférico al fondo de la portería defendida por Neuer para poner el marcador 2-2 ante la algarabía de la fanaticada turinesa que estalló en júbilo ante la heroica reacción de su equipo que había logrado levantarse del 0-2.

Si bien Guardiola hizo entrar a Ribery en el 83' en sustitución de Douglas Costa para refrescar el ataque y darle minutos al francés después de una larga dolencia, ya no hubieron más goles y ambos equipos terminaron aceptando el empate a 2 que deja abierta la llave que tendrá que resolverse en Múnich en marzo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario