miércoles, 3 de febrero de 2016

Leicester City 2-0 Liverpool


Leicester City se ha convertido, paso a paso, golpe a golpe, en todo un acto de fe. Contra todo pronóstico, sigue liderando la Premier League y ayer dio cuenta del Liverpool con dos goles de antología de Jamie Vardy tras una hora de tensa lucha. La victoria les permite mantenerse a 3 puntos de ventaja sobre Manchester City y ampliar a 5 la distancia con respecto a Arsenal que ya ha sido alcanzado por el Tottenham Hotspur en el 3er sitio de la tabla. Su rival en turno, Liverpool, se quedó en 34 unidades y es ahora 8o por diferencia de goles ya que Southampton se queda con el 7o (mismos 34 puntos pero con +8 por -4 de Liverpool).

Sin duda, la moral de Leicester City está por las nubes y con el apoyo de su público se lanzó con todo desde el silbatazo inicial en busca de la victoria y se topó con un visitante bien plantado y que jamás renunció al contragolpe, por lo que el partido fue de un ir y venir vertiginoso.

Si bien Leicester tuvo ocasiones desde el inicio, no supo concretarlas y no fue sino después de una hora de fuerte galopar de un lado a otro del terreno de juego que conquistó, de una forma por demás inesperada y con un golazo, romper el equilibrio del partido. Liverpool había logrado sacudirse la presión inicial y vivía sus mejores momentos con Leicester replegado en su propio campo. Corría exactamente el 60'. Riyad Marhrez mandó un largo pelotazo hacia el frente. Jamie Vardy dejó botar el balón a tres cuartos de cancha y ligeramente a la derecha del campo, en los linderos del área, lo prendió de forma estupenda y lo mandó al fondo de la portería custodiada por Simon Mignolet que nada pudo hacer para evitar el 1-0.

Liverpool se lanzó con todo al frente en busca del empate y obligó a Leicester a replegarse de nueva cuenta pero los locales aprovecharon la desesperación del equipo visitante para finiquitar el encuentro con otro estupendo contragolpe, fulminante de nueva cuenta. Otro balón largo buscando a Vardy aunque en esta ocasión la defensa impidió que el ariete lo tomara en primera instancia y el rebote lo fue a pelear Mahrez que chocó con otro defensor para que el nuevo rebote cayera a los pies de Okazaki quien intentó tirar a gol pero su disparo fue taponeado por un defensa y, para buena fortuna de Leicester y toda su fanaticada, el esférico se coló hasta los dominios de Vardy quien sin dudarlo y con un toque suave, cruzado y bien colocado, anidó la de gajos de nueva cuenta para poner el marcador 2-0.

Si bien en los momentos iniciales, sobre todo durante los primeros 30 minutos del partido, Leicester había ejercido una presión muy adelantada que asfixiaba a Liverpool, cuando se vio en la necesidad, también supo retrasar sus líneas y cerrar los espacios en su propio campo, mostrando una gran flexibilidad y un excelente orden táctico magníficamente bien implantado por Claudio Rainieri, su director técnico.

El milagroso Leicester sigue en ruta y ahora tendrá que visitar a los citizens para luego visitar a los gunners en las jornadas 25 y 26 que podrían resultar cruciales para los sueños de grandeza de este sorprendente equipo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario