domingo, 2 de abril de 2017

América 1-0 Monterrey


Dos equipos configurados para luchar por el título se trabaron en un partido muy poco atractivo y más bien aburrido, con escasas jugadas de futbol, con pocas ganas de vencer y muchas preocupaciones por no perder, pero al fin y al cabo, el América logró su cometido y derrotó por la mínima diferencia al Monterrey para sumar tres valiosos puntos que le permiten escalar al 7o peldaño de la clasificación y posarse, por primera vez en lo que va del Clausura 2017 en zona de Liguilla.

En la primera parte hubo realmente muy poca acción digna de mensionarse, Monterrey dio un primer aviso con un fuerte disparo desde fuera del área que Marchesin rechazó hacia un costado. Al 21', Cecilio Domínguez tuvo que abandonar el terreno de juego por una lesión en un hombro, lo que fue una pésima noticia para La Volpe y se suma al cúmulo de lesionados que tiene el América, y su lugar fue ocupado por Michael Arroyo quien, casi de inmediato, hizo un gran regate por la banda izquierda, desbordó a propios y extraños y se enfrentó al arquero regiomontano, Hugo González, que rechazó su disparo a tiro de esquina. Diego Lainez también hizo una bonita jugada individual por la banda derecha y cerró hacia el centro pero su disparo fue fácilmente controlado por Hugo González y no pasó a mayores.

Para la segunda parte, Diego Lainez salió decidido a romper la mediocridad del encuentro y emocionó a la tribuna convirtiendo la banda derecha en un carril de ida y vuelta para lucir su futbol y sus enormes facultades. El nobel prospecto azulcrema hizo lo que quiso por ese sector y fue el único en el terreno de juego capaz de jugar al futbol por un buen lapso. Su alto desempeño contrastó con compañeros y rivales que parecían empeñados en finiquitar el partido sin goles.

Sin embargo, el único tanto del encuentro no cayó tanto por los buenos oficios de Lainez sino por una jugada fortuita, Diego desbordó por la derecha una vez más y mandó un centro al área que se escurrió hasta Osmar Mares quien perfiló pero prendió mal el esférico y mandó un machucón que cruzó por el área rayada, se coló entre Hugo González y Nicolás Sánchez y terminó siendo controlado por Oribe con el abdomen para luego simplemente empujar el balón al fondo de la portería regiomontana para marcar el 1-0.

Ni tardo ni perezoso, Ricardo La Volpe sacó del terreno de juego a Diego Lainez, su mejor jugador del encuentro por mucho, para reforzar la media cancha con Javier Güemez que tiene mucho mayor oficio defensivo. El movimiento del estratega americanista, que antes presumía de ofensivo y arriesgado, cerró aún más el partido y lo metió en la congeladora volviéndolo tedioso de nueva cuenta, pero garantizando el triunfo azulcrema.

No hay comentarios:

Publicar un comentario