jueves, 21 de enero de 2016

Una historia sin fin


La Real Federación Española de Futbol (RFEF) fue fundada en 1909 y está afiliada tanto a la UEFA, como a la FIFA y al COI. Desde el 29 de junio de 1988 es presidida por Ángel María Villar Llona quien también es vicepresidente de la FIFA y vicepresidente primero de la UEFA.

LA RFEF está integrada por 19 Federaciones regionales, la Liga de Futbol Profesional (LFP), los árbitros, los entrenadores y la Asociación de Futbolistas Profesionales (AFP) que, hasta hace unos días componían una Asamblea de 180 miembros, de los cuales 160 eran electos y 20 fijos (Villar y los presidentes de las territoriales).

Villar ha logrado sobrevivir a 7 reelecciones y busca la 8a, para lo cual no duda en influir en el proceso y adecuar los procedimientos para garantizarse un período adicional. Si bien los escándalos de corrupción de la FIFA parecen no haberle afectado hasta ahora, en España estalló un escándalo en el que se le acusa de tratar de forma diferenciada a los clubes y de comprometer el patrimonio de la Federación con operaciones fuera del reglamento que podrían ponerlo en riesgo. Ante esto, el eterno presidente prefiere evitar el peligro y prepara el camino para mantenerse en la silla o garantizarse un sucesor a modo, que forme parte de su círculo cercano y afín.

El pasado martes 19 de enero de 2016 convocó a una junta de trabajo en la que se trataron de forma rápida los asuntos del orden del día y, de manera maquiavélica, procedió, por medio de la Comisión Delegada federativa a votar para la reducción de 180 a 140 miembros de la Asamblea que tendrá que definir su reelección próximamente.

Sin duda, un movimiento genial y sorpresivo que tomó mal parados a sus rivales que ya no saben ni cómo deshacerse de él. Le quitó votos a la Liga de Futbol Profesional que no ha ocultado su antipatía con el actual mandatario y, de paso, también le quitó votos a la Asociación de Futbolistas Profesionales que también podrían representar una oposición a su eternización y ajustó la Asamblea para tener un mejor control de la situación ya garantizarse un proceso más a modo.

De forma paralela, el Consejo Superior de Deportes de España ha solicitado información a la RFEF sobre un escándalo destapado por un periódico español que podría significar un problema grave. Resulta que presuntamente la RFEF realizó tratos especiales para algunos clubes y esto podrían conformar violaciones graves que podrían ocasionar la inhabilitación de Villar.

Ante esto, el todavía presidente de la RFEF, optó por el reacomodo de la Asamblea electiva ya que, de resultar inhabilitado por el CSD, podría influir para colocar a un sucesor a modo, por lo que queda claro que el actual dirigente presentará batalla y se está cubriendo ante cualquier posibilidad.

El entramado de favores e intereses creados han conformado la plataforma perfecta para la eternización en el puesto de muchos dirigentes y Villar no es la excepción. Su prioridad ha sido, ante todo, la supervivencia. Ha sido pragmático y maquiavélico cuando se ha requerido y ahora vuelve a jugar de forma brillante, sorprendiendo a todos y, como un experto ajedrecista, siempre adelante pensando en las siguientes jugadas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario