jueves, 14 de abril de 2016

Atlético de Madrid 2-0 Barcelona


El Atlético de Madrid conquistó el pase a las semifinales de la UEFA Champions League al derrotar por 2 tantos contra 0 al campeón del curso anterior, Barcelona con su estilo clásico y característico de lucha, esfuerzo y entrega que logró secar al cuadro blaugrana.

Si bien el Barcelona tuvo más tiempo el balón, el peligro corría a cargo del Atlético que mostró empaque, entereza, orden táctico, orgullo y, sobre todo, entrega, algo que se ha convertido en un sello característico del equipo desde la llegada de Simeone quien es indiscutiblemente un parteaguas en la historia del equipo colchonero que se identifica plenamente con su afición. Jugadores van y vienen por el Atlético pero el carácter que le ha impreso Simeone sigue intacto y el equipo mantiene sus altos vuelos tanto en España como en Europa donde ayer se dio el lujo de eliminar al todavía campeón de la competencia.

Desde el silbatazo inicial ambos equipos dejaron en claro cuál era el guion de la película: el Barcelona controlaría el balón con pases laterales en busca de un resquicio para conectar con el poderoso tridente ofensivo y el Atlético presionaría en cuanto pasaran de los tres cuartos de cancha para contragolpear a toda velocidad cada vez que robaran el balón con su ya característico juego vertical y a todo vapor. Si bien el Barcelona parecía no tener prisa y entendía que el reloj era su aliado, para el Atlético era necesaria la velocidad pero supo mantenerse en el filo de la navaja y evitó en todo momento caer en la desesperación.

El conjunto dirigido por Diego Simeone supo aislar al tridente ofensivo del Barcelona. Messi parecía adormecido y únicamente era visto a la hora de los tiros libres, Neymar intentó sus jugadas pero pocas veces encontró por dónde colarse y Suárez luchó pero se veía solo y su esfuerzo se fue diluyendo ante la férrea marca ejercida por Godín y Lucas que supieron complicarle la existencia e impidieron que pudiera conectar debidamente con sus compañeros.

Por el conjunto blaugrana, Iniesta tomó la batuta ya que Rakitic pareció extraviarse y jamás pudo entrar en conjunción con sus compañeros. Los visitantes controlaban más tiempo el esférico pero no lograban encontrar la profundidad requerida para hacer daño y cada vez que perdían el balón eran víctimas de la verticalidad del conjunto local que desplegaba con gran velocidad sus armas.

Cuando corría el 35' y en una de tantas subidas del equipo local, Jordi Alba logró cortar el avance y despejó de espaldas y hacia el centro, cometiendo un grave error ya que el balón fue rápidamente recuperado por el Atlético que enfiló de nueva cuanta hacia adelante por medio de Gabi, que le ganó el pleito a Iniesta y se adueñó del esférico, habilitando a Saúl que, con un magistral toque bombeado hacia el área que Girezmann, con un gran cabezazo desde el borde del área, convirtió en gol.

La balanza se inclinaba favorablemente al Atlético pero el Barcelona mantuvo la misma actitud. En parte por la presión de los colchoneros y en parte por su propia inoperancia, los azulgrana siguieron controlando el balón pero sin generar peligro mientras los rojiblancos hacían temblar a sus rivales cada vez que robaban un balón. Los culés comenzaron a mandar más balones al área en busca de un Luis Suárez que luchaba con denuedo para superar a Godín y Lucas que se habían convertido en un muro infranqueable.

La batalla subió de intensidad con el Barcelona cada vez más volcado al frente y el Atlético replegado en el último cuarto del terreno de juego. Neymar y Suárez cada vez aparecían más pero no así Messi que no lograba conectarse con sus compañeros. Luis Enrique mandó a Sergi Roberto y Arda Turan en sustitución de Dani Alvez e Iván Rakitic y, conforme fue avanzando el tiempo, Piqué abandonó la zaga central para convertirse en un nuevo centro delantero pero la sólida defensa colchonera se mantuvo a pie firme sofocando cada intentona y rompiendo sin consideración.

Con el Barcelona volcado al frente, Filipe Luis robó el esférico y avanzó por la banda izquierda dejando atrás rivales y logró entrar al área visitante para servir un pase hacia un compañero que corría solo por el centro pero Andrés Iniesta cortó el avance con la mano y el árbitro decretó la pena máxima que, nuevamente, Griezmann convirtió en gol al 88'.

Ya con el marcador 2-0, Diego Simeone no dudó en meter el camión atrás. Sacó al héroe del partido, Griezmann, e hizo ingresar a Ángel Correa. Igualmente cambió a Augusto Fernández por Stefan Savic y los colchoneros se parapetaron con todo atrás mientras corrían los últimos y angustiosos minutos que decretarían la muerte del actual campeón de Europa y el avance del Atlético que de nueva cuenta se planta en las semifinales de la UEFA Champions League.

No hay comentarios:

Publicar un comentario