jueves, 7 de abril de 2016

Wolfsburgo 2-0 Real Madrid


El Wolfsburgo conquistó una histórica victoria por 2 tantos contra 0 sobre el Real Madrid en el Volkswagen Arena en el partido de ida de los cuartos de final de la UEFA Champions League ocasionando un rápido regreso a la crisis para el conjunto madridista, algo que pocos imaginaban luego de que los merengues dieran cuenta del poderoso Barcelona en el partido correspondiente a la Liga BBVA y disputado en el Camp Nou el pasado fin de semana.

Zinedine Zidane apostó por un 4-3-3 con Casemiro en el medio centro y Kroos y Modric a los costados pero el medio campo merengue no pudo funcionar adecuadamente en gran parte porque Wolfsburgo optó por rápidos desplazamientos a contragolpes, dejando únicamente en punta a Schürrle y con 5 mediocampistas que supieron desdoblarse una y otra vez para acosar a gran velocidad a la defensiva merengue que fue superada una y otra vez y era pocas veces auxiliada por los medios madridistas y en esta ocasión no contaron con el sacrificio de Cristiano y Bale que tanto bien les habían hecho en el partido del pasado fin de semana.

Con Kroos y Modric anclados a la contención, era primordial contar con la incorporación de Marcelo y Danilo para apoyar en el ataque pero estos tuvieron una noche negra y eran exigidos constantemente por los contragolpes del conjunto alemán que no les daba respiro y restringió sus incursiones hacia el frente.

El Real Madrid comenzó controlando el esférico y lanzó sus unidades hacia el frente tal y como se esperaba pero Wolfsburgo no se achicó y supo aguantar a pie firme para responder con rápidos y peligrosos contragolpes que de inmediato dejaron en claro que no quería ser la víctima que todos habían pintado. En un abrir y cerrar de ojos todo cambió gracias a la rápida incorporación de Draxler, un mediocampista del Wolfsburgo que hizo ver muy mal a Danilo por la banda derecha de los merengues. Draxler mandó a la guerra a Schürrle con un rápido pase en una jugada que tomó por sorpresa a los madridistas y Casemiro, en su afán de ganar el balón, lo derribó ocasionando un discutido penal que Ricardo Rodríguez convirtió en gol al 18'. Era el 1-0 para el Wolfsburgo que vio a su rival herido y no dudó en emplear la misma fórmula para derribarlo nuevamente y ponerlo contra las cuerdas.

Draxler fue clave ya que supo leer el partido y capitalizar las fallas de la defensa madridista con rápidas incursiones y verticales contragolpes que hacían temblar la portería visitante constantemente. Cuando corría el 25', Drexler se escapó, conectó con Henrique y este mandó un magnífico pase para Arnold que venció a Navas para el 2-0 que ponía al poderoso Real Madrid contra las cuerdas.

Para colmo de males, Benzema salió lesionado en una jugada en la que el árbitro ni siquiera marcó una clara falta al borde del área del Wolfsburgo y fue sustituido por Jesé al 41'. El Real Madrid intentó acercarse en el marcador pero sin arriesgar de más ya que un 3-0 hubiera sido catastrófico. Al 64', Zidane mandó al terreno de juego a Isco en sustitución de Modric pero el cambio no funcionó y el Madrid siguió teniendo el balón pero no lograba generar peligro mientras los locales ponían a temblar a la zaga madridista en cada incursión, aunque sin duda Isco contribuyó en un incremento de la velocidad de juego de los visitantes, pero no supo marcar una diferencia tangible en el terreno de juego, algo que tuvo que reconocer Zidane al finalizar el encuentro.

Cuando ya corría el 85' entró James en sustitución de Kroos. Si bien se antojaba un cambio en la alineación merengue desde hacía varios minutos, el ingreso del colombiano tampoco fue la solución y las esperanzas de acercarse en el marcador para el equipo albo se fueron diluyendo ante el inexorable avance del reloj.

Así las cosas, el modesto Wolfsburgo aprovechó el feriado dictado por la importante ocasión para festejar con un triunfo sobre el laureado rival y, de paso sea dicho, poner a los merengues en una seria crisis que intentarán resolver en la vuelta que se llevará a cabo en el Santiago Bernabéu la próxima semana.

No hay comentarios:

Publicar un comentario