miércoles, 1 de marzo de 2017

Juventus 3-1 Napoli


La Vecchia Signora logró sobreponerse a un gol en contra y terminó imponiéndose por 3 tantos contra 1 en el partido de ida de la semifinal de la Copa de Italia al Nápoles en el Juventus Stadium. La vuelta se jugará el próximo 5 de abril en Nápoles.

El partido comenzó con ligero dominio de la Juve que se enfrentaba a un bien ordenado Nápoles, dispuesto a complicarles el encuentro y qué mejor forma de hacerlo que con un gol al 36' en una brillante jugada de futbol iniciada por Diawara quien habilitó a Arek Milik que, de taquito, tocó para Insigne que se escapó por la izquierda y sirvió un centro raso para la llegada de Callejón quien mandó el balón al fondo de las redes para poner el marcador 0-1.

El cuadro bianconero buscó afanosamente el empate pero el Nápoles supo contener los embates durante el tiempo restante de la primera mitad y ambos equipos se fueron al vestidor con el marcador a favor de los visitantes.

Allegri hizo ingresar a Cuadrado en sustitución de Lichtsteiner para la segunda parte con la intención de darle mayor creatividad y variedad a la ofensiva de la Juventus y muy pronto tuvo respuesta ya que al 47', Dybala fue derribado en el área por Koulibaly y el árbitro decretó la pena máxima que el propio Dybala convirtió en gol.

Sarri también echó mano de los suplentes y reacomodó a su equipo pero no pudo evitar que al 64', Higuaín le diera la vuelta la vuelta al marcador al rematar una jugada prefabricada que nació en un tiro de esquina por la izquierda que fue retrasado para Cuadrado quien sirvió para Chiellini que, de cabeza, alargó para Higuaín para el 2-1.

El Nápoles se lanzó con todo en busca del empate pero en su afán de anotar un gol permitió que la Juventus contragolpeara y, cuando corría el 69', Dybala escapó a toda velocidad por la izquierda y sirvió un excelente pase para Cuadrado que se había adelantado a gran velocidad y enfiló para un mano a mano con Reyna que, en su desesperación por impedir que se escapara Cuadrado, lo derribó en el área, por lo que el árbitro no dudó en marcar de nueva cuenta la pena máxima que, otra vez, el argentino Paulo Dybala convirtió en gol para poner el marcador 3-1.

Nápoles volvió a buscar una anotación que lo acercara en el marcador pero ya no arriesgó tanto y si bien el partido todavía tuvo algunas emociones con Reyna y Neto, los arqueros, como protagonistas, el esférico se negó a volver a entrar en las porterías y el marcador ya no se movió más.

No hay comentarios:

Publicar un comentario