viernes, 4 de diciembre de 2015

América 0-3 Pumas UNAM


Los Pumas de la UNAM obtuvieron una muy importante ventaja al derrotar por 3 tantos contra 0 a las Águilas del América en el partido de ida de la semifinal de la Liguilla del Apertura 2015 de la Liga Bancomer MX disputado en el Estadio Azteca.

Cómo se había predicho, Guillermo Vázquez apostó por los contragolpes y cedió la iniciativa a los azulcremas que se lanzaron con mucho dinamismo hacia el frente y coquetearon con la portería auriazul aunque no lograron poner a trabajar a Pikolín realmente.

El América comenzó el encuentro a todo vapor y empujó con fuerza hacia el frente pero se topó con unos Pumas muy bien parados, que esperaban con un doble muro defensivo y presionaban con fuerza cada vez que el América pasaba los tres cuartos de cancha. Durante los primeros minutos, el partido se desarrolló principalmente en el campo de los universitarios con el América volcado al frente pero sin generar verdadero peligro. La gran velocidad a la que se desarrolló el partido y la agresividad de ambos equipos hizo que el árbitro optara por sacar tarjetas amarillas y las repartiera a diestra y siniestra, sobre todo durante la primera mitad en la que amonestó a Samudio y Pablo Aguilar, defensas del América y a David Cabrera, Darío Verón y Gerardo Alcoba Rebolla, dos defensas y un medio de contención de los Pumas. Las amonestaciones fueron sobre todo por entradas muy fuertes e imprudentes.

La falta de Samudio salió cara ya que primeramente fue totalmente innecesaria, le costó una amonestación y provocó una jugada de gol que Britos hizo buena con un excelente cabezazo pero que el árbitro anuló por un fuera de lugar de Verón que en realidad no había participado en la jugada.

El América mantuvo la iniciativa del partido y arremetió con todo sobre los Pumas pero le hizo falta pegada ya que ni Oribe ni Darwin salieron con la puntería bien afinada y Michael Arroyo estuvo demasiado ensimismado y se olvidó de sus compañeros desperdiciando opciones claras e incluso encarando a Darwin cuando éste no le pasó el balón.

El partido mantuvo la tónica para el segundo tiempo, con el América empujando al frente con cierta desesperación y jugando al límite mientras los Pumas aguantaban atrás y contragolpeaban cada vez con mayor grado de peligrosidad hasta que una imprudencia de Pablo Aguilar que cometió una fuerte falta cuando ya estaba amonestado rompió el equilibrio. Corría el 53' y el árbitro le sacó la 2a amarilla y lo expulsó.

Ignacio Ambriz hizo ingresar a Erick Pimentel al 55' y sacó del terreno de juego a Darwin Quintero. Sin duda un cambio muy desafortunado ya que Pimentel es un defensa central con poca experiencia y tuvo una pésima participación y al sacar a Darwin le quitó al único compañero real a Oribe, dejándolo aislado ya que Arroyo jamás le tocó el balón y en todo momento buscó su gol en detrimento de sus compañeros que en ocasiones llegaban mejor posicionados.

Los Pumas vieron al rival herido y se lanzaron al ataque incorporando a Daniel Ludueña en sustitución de Matías Britos, que ya había sido amonestado, para aprovechar mejor las bandas y el cambio les funcionó a la perfección.

Cuando corría el 62', Fidel Martínez aprovechó la desesperación de Paul Aguilar que se había ido al frente y no regresó a tiempo, para tomar el balón por la banda izquierda de Pumas y servir un centro venenoso al corazón del área americanista donde Ismael Sosa aprovechó la pasividad de los zagueros azulcremas, Pimentel y Samudio precisamente, para adelantarse y empujar el balón al fondo de las redes para el 0-1.

La respuesta de Samudio fue la peor que se le pudo ocurrir ya que fue a golpear impudentemente a Sosa a la primera oportunidad que se le presentó y el árbitro le recetó la 2a amarilla y por ende, lo expulsó. Corría el 66' y el América parecía pasmado. Los azulcremas no supieron reaccionar a la nueva realidad del partido y con 9 hombres, Paul Aguilar continuó incorporándose al ataque, lo que significaba por supuesto, una avenida libre en esa banda para Fidel Martínez quien ni tardo ni perezoso la aprovechó cabalmente para contragolpear mortalmente al 74'. El ariete universitario se coló por la banda izquierda y entró como una flecha al área azulcrema. Mandó un disparo cruzado, incómodo, que Moisés Muñoz logró desviar aunque para su mala fortuna, el balón cayó a los pies de Gerardo Alcoba que se había incorporado al frente y este lo mandó a las redes para el 0-2.

La desesperación americanista por ir al frente en busca del empate abrió espacios que fueron bien aprovechados por los Pumas para contragolpear y fulminar a los azulcremas. Fidel volvió a tomar un balón con comodidad por la banda izquierda y mandó un centro que Herrera peinó y cruzó hasta la banda derecha donde Daniel Ludueña lo recogió y tocó rápidamente para Víctor Sosa quien mandó un nuevo centro para Herrera que se encontraba sin marca en el área y cabeceó a gol para el 0-3 al 78'.

Así las cosas, la tibieza de Ambriz que dejó en la banca a Darío Benedetto y su pésima lectura del partido le pasaron factura a las Águilas que ahora tendrán que buscar una remontada heroica en Ciudad Universitaria si quieren mantenerse con vida en el Apertura 2015.

No hay comentarios:

Publicar un comentario