lunes, 14 de diciembre de 2015

Pumas UNAM 4-1 Tigres UANL


Con una especial dosis de dramatismo y después de haber dejado escapar una ventaja de 3 goles, los Tigres de la UANL conquistaron su 4o título al derrotar en serie de penaltis a unos bravos Pumas de la UNAM que dejaron todo en el terreno de juego.

El partido comenzó tal y como se esperaba, los Pumas altamente revolucionados y lanzados al frente y Tigres esperando atrás con un doble muro defensivo y dejando a dos jugadores para el contragolpe. Ricardo Ferretti apostó por una estrategia muy conservadora y si bien sufrió durante los primeros minutos, su equipo no tardó en bajarle el ritmo al partido, forzando a los Pumas a controlar el balón fuera de zona peligrosa.

Guillermo Vázquez utilizó una formación con 4 defensas, 2 medios de contención, tres medios ofensivos y un delantero con la finalidad de empujar hacia el frente y aprovechar las excelentes cualidades de Eduardo Herrera para aprovechar los centros al área pero los felinos capitalinos sufrieron por falta de profundidad en la primera parte y no fue sino hasta que Memo Vázquez mandó a Britos a la delantera a apoyar a Herrera cuando CU pudo rugir por primera vez.

Corría el 44', Marcelo Alatorre se lanzó hacia el frente por la banda derecha de Pumas y sirvió un centro venenoso justo al corazón del área. Nahuel Guzmán salió a cortar pero perdió de vista el balón ante la entrada de Britos y el esférico salió rebotado hacia Eduardo Herrera quien simplemente lo empujó al fondo de las redes para el 1-0 que hizo despertar Ciudad Universitaria con un rugido ensordecedor que daba vida a los Pumas.

Tras el descanso, Pumas volvió a la carga y Memo Vázquez no esperó mucho para mandar al terreno de juego a Fidel Martínez en sustitución de Alejandro Castro, un extremo izquierdo por un medio de contención. Una apuesta arriesgada ya que los Pumas jugaban en esos momentos con 2 delanteros y sumarían uno más pero ante la pasividad mostrada por Tigres que seguía amarrando a sus medios con labores defensivas y frenándolos a la hora de ir al ataque, la invitación era una tentación demasiado apetitosa para dejarla ir y los Pumas aumentaron la presión.

El cambio le funcionó a la perfección a Pumas y en el 54', apenas un minuto después de haber ingresado al terreno de juego, Fidel Martínez mandó un centro al corazón del área visitante y encontró a Britos sin marca. El ariete remató de cabeza para el 2-0 que enloquecía nuevamente a los seguidores de Pumas que sentían la hazaña al alcance de las manos.

El Tuca volteó a la banca y mandó dos cambios defensivos: José Gringo Torres por Rafael Sobis y Antonio Briseño por Jürgen Damm con la intención de contener en el medio campo y reforzar la defensa pero esto no evitó que Pumas, volcado al frente, continuara sirviendo centros venenosos a su área y, por ende, generando una buena dosis de peligro minuto a minuto. Los Tigres jugaban con fuego y apostaban a cuidar la ventaja mientras los Pumas mantenían la actitud ofensiva y buscaban un orificio por donde colarse y empatar el partido en el marcador global.

Memo Vázquez sacó a Ludueña que había dado un gran partido e hizo ingresar a Silvio Torales con la intención de mantener copada la media cancha y no ceder en el dominio del partido y el cambio volvió a funcionarle a la perfección ya que Silvio cabeceó un tiro de esquina y anotó el 3-0 que les daba el ansiado empate global en su primera jugada en el partido.

CU era un manicomio y los Pumas tenían la moral por las nubes. Los Tigres habían dejado ir 3 goles de ventaja y se encontraban prácticamente en la lona, con una formación pensada en defender una ventaja que ya se había esfumado y con el peso emocional que eso significa.

El momento anímico sin duda era de Pumas pero en una jugada por demás innecesaria, Eduardo Herrera entró con fuerza excesiva sobre un defensa que despejaba el balón de la línea de meta y fue expulsado al recibir la segunda tarjeta amarilla cuando corría el 91' y apenas un minuto después de haberse ganado irresponsablemente la primera amarilla. Una falta de concentración que dejó en inferioridad numérica a su equipo.

Tigres tomó al fin el control del partido ya con un jugador de más y aprovechó para imprimir su ritmo en tiempo de compensación, tocando y haciendo correr a los Pumas y la estrategia les funcionó de maravilla ya que rápidamente comenzaron a generar peligro y Andre-Pierre Gignac se hizo presente en el marcador al bajar de espaldas al marco universitario un balón, controlarlo pese a que fue tocado por un defensa con la mano y mandar un fogonazo que perforó la portería local dejando a Pikolín II sin oportunidad.

Tigres ya no cedió tan fácilmente el control del partido y generó buenas oportunidades para liquidarlo pero Gignac perdonó y Pumas, cuyo ataque ya se limitaba casi a puro centro al área, logró conquistar angustiosamente el empate global al 118' por medio de Gerardo Alcoba al aprovechar un balón suelto en el área visitante. 4-1 en CU, 4-4 global.

En la serie de penales, Fidel Martínez abrió por Pumas y mandó su disparo afuera. Gignac respondió anotando y poniendo a Tigres arriba. Ismael Sosa emparejó los cartones pero Juninho devolvió la ventaja a los visitantes. Luis Fuentes anotó por Pumas para volver a igualar momentáneamente pero Palmera Rivas volvió a poner arriba a Tigres. Javier Cortés, uno de los principales jugadores de Pumas en la Liguilla mandó un disparo que fue rechazado por Nahuel Guzmán e Israel Jiménez anotó el gol que le dio a Tigres el sufrido campeonato, el 4o en su vitrina.

Sin duda un gran duelo, digno de una gran final de un torneo muy emocionante. Enhorabuena a los campeones Tigres y a los dignos finalistas Pumas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario