miércoles, 18 de mayo de 2016

Liverpool 1-3 Sevilla


El Sevilla logró reponerse de un gol en contra en el primer tiempo y en base a una brillante segunda mitad conquistó su 3er título consecutivo en la UEFA Europa League con un marcador final de 3 tantos contra 1 en Basilea, Suiza.


Si bien Sevilla comenzó mejor el encuentro, fue el Liverpool el que generó mayor peligro con las incursiones de Daniel Sturridge quien amenazaba la puerta del Sevilla tanto por la derecha como por la izquierda y representaba un verdadero dolor de cabeza para la zaga sevillista que tuvo que emplearse a fondo para evitar mayores daños.


El Sevilla se adueñó del balón y parecía conducir los hilos del partido pero cada vez que perdía el esférico, Liverpool respondía con rápidos y peligrosos avances que acechaban a la portería defendida por David Soria, guardamenta suplente que incluso no ha podido estrenarse en la Liga BBVA y que había sido utilizado por Emery para la Europa League y fue ratificado pese a la importancia de este encuentro.


Liverpool se fue asentando cada vez mejor en el terreno de juego y generando una y otra vez jugadas de peligro, merodeando el área sevillista y obligando a la zaga del conjunto español a emplearse a fondo para evitar mayores daños, lo que obligó al Sevilla a empujar con fuerza aunque su falta de profundidad impedía que pudieran generar jugadas de peligro y sus mejores aproximaciones venían a balón parado.


Cuando mejor jugaba Sevilla, sobrevino una jugada sorpresiva que rompió el equilibrio establecido entre ambos equipos. Coutinho mandó un pase desde tres cuartos de campo para Sturridge quien recibió el esférico al borde del área sevillista y aprovechó que su marcador le había dado un pequeño espacio libre para mandar con un toque esquicito el balón pegado al poste contrario e incrustarlo en el fondo de la portería defendida por David Soria para poner el marcador 1-0 a favor de Liverpool.


El gol cayó como balde de agua fría para el Sevilla y los Reds estuvieron a punto de ampliar el marcador cuando Lovren aprovechó un tiro de esquina para cabecear y mandar el balón a gol pero lamentablemente para su causa, Sturridge hizo el intento de intervenir en la jugada estando en fuera de lugar y el árbitro la invalidó atinadamente.


Durante los últimos 10 minutos del primer tiempo, Liverpool acosó al Sevilla, lo arrinconó y parecía vapulearlo pero los sevillistas aguantaron a pie firme y de alguna forma lograron sobrevivir sin más daños.

Para la segunda parte, Emery ajustó tuercas y el Sevilla salió con otra actitud, logrando el empate en la primera jugada. Mariano habilitó a Gameiro y cuando apenas habían transcurrido unos cuantos segundos después de la reanudación, el marcador ya estaba 1-1 y el Sevilla había vuelto al partido.


Cuando corría el 63', Vitolo, medio izquierdo del Sevilla, condujo el balón y quebró ligeramente hacia el centro, combinando con dos compañeros antes de habilitar a Coke, medio derecho del conjunto andaluz, quien le pegó al esférico con fuerza para mandarlo al fondo de las redes, convirtiendo el 1-2 que le daba la vuelta al partido.


El propio Coke se encargó de finiquitar el partido con otro soberbio derechazo aprovechando un pase en otro vertiginoso contragolpe y sellando la victoria para su equipo con el 1-3 al 69'. El juez de línea había alzado su bandera pero el árbitro no marcó fuera de lugar debido a que el balón venía de un rival y consideró que esto habilitaba a Coke, por lo que dio por bueno el gol.


Liverpool todavía lo intentó pero Sevilla ya se había adueñado del partido y poco a poco logró bajarle el ímpetu al equipo inglés para terminar con calma y sin aspavientos el encuentro, asegurándose así su 5a corona en la UEFA Europa League y consolidándose como el máximo ganador de la competencia y, de paso, ganándose un lugar para la próxima edición de la UEFA Champions League.

No hay comentarios:

Publicar un comentario