jueves, 5 de mayo de 2016

Real Madrid 1-0 Manchester City


El Real Madrid ha conquistado su 14o pase a la gran final de la UEFA Champions League gracias a una ajustada victoria por 1 tanto contra 0 sobre el Manchester City conquistada en el Santiago Bernabéu y ha pactado la cita con el Atlético de Madrid ante quien se medirá en Milán para determinar al mejor equipo de Europa en la edición 2015-2016.

El conjunto merengue saltó al campo de juego muy bien concentrado y decidido a llevar a cabo el trabajo para mantenerse con vida en la justa. Zinedine Zidane ordenó un 4-3-3 que buscaba abrir el campo y surtir de balones en profundidad a Cristiano Ronaldo, Gareth Bale y Jesé mientras que Manuel Pellegrini optó por un 4-2-3-1 con los dos medios de contención muy implicados en labores defensivas y auxiliados por 3 medios más para impedir la gestación de los merengues y dificultar su andar hacia el área defendida por el equipo visitante.

Desde la llegada de Zidane, el Madrid ha cambiado mucho. El otrora gran mediocampista se ha sabido adueñar del vestuario y ha convertido un equipo moribundo, incoherente y dubitativo en un grupo capaz de grandes logros haciendo énfasis en el sacrificio, la solidaridad y el juego de conjunto y, sobre todo, sellando su puerta con un eficiente aparato defensivo que limitó anoche al Manchester City a 4 disparos que por cierto, todos salieron desviados.

Aunado al buen oficio defensivo del Real Madrid, hay que mencionar la gran labor de Kroos, Modric e Isco quienes supieron adueñarse del balón en los inicios del partido y lograron surtir de buenos balones a sus delanteros para ejercer presión sobre el arco defendido por el conjunto visitante.

Manuel Pellegrini estaba consciente de la necesidad de plantar un doble muro defensivo para impedir que los atacantes merengues encontraran la profundidad requerida para hacer daño y permitirles contragolpear pero cuando apenas corría el 10', Kompany, su defensa central y líder, tuvo que abandonar el terreno de juego debido a una lesión y fue sustituido por Mangala. Un cambio sin duda imprevisto e indeseable. El Real Madrid comprendió el predicamento y de inmediato puso a prueba a los citizens embistiendo con fiereza sobre su marco.

Cuando corría el 20' Gareth Bale mandó un fuerte disparo que fue desviado por Fernando y terminó incrustándose en la portería del City para el 1-0. Un lamentable autogol ponía al Manchester en predicamentos pero ni así cambiaron su esquema y mucho menos la estrategia.

Los merengues siguieron controlando el balón aunque ahora los citizens intentaban con más fuerza los contragolpes y casi al finalizar el primer tiempo, Fernandinho mandó un potente disparo que se fue a estrellar al larguero.

Las incorporaciones al ataque de Carvajal y Marcelo desestabilizaban a la defensa visitante. Carvajal, el lateral derecho madridista, fue un constante dolor de cabeza para los citizens y sus incorporaciones taladraban la zaga y creaban sensación de peligro pero el ManC supo aguantar las embestidas y, con un ritmo cadencioso, poco a poco fue encontrando el camino hacia la portería madridista aunque nunca logró inquietar realmente a un Keylor Navas que lució siempre atento y atinado al jugar su área para salir y cortar balones que buscaban invariablemente al Kun Agüero quien, salvo por un disparo de media distancia que salió por arriba de la portería merengue, estuvo muy lejos de su mejor nivel y se vio aislado y desconectado.

Zidane mandó a Lucas Vázquez al terreno de juego al 56' en sustitución de Jesé y si bien al poco tiempo Gareth Bale cabeceó apenas afuera de la portería defendida por Hart, nada pudo evitar que el Real Madrid fuera cediendo terreno hasta refugiarse en su propia cancha, agazapándose en espera de contragolpear a un City que no encontraba el camino hacia la portería de Navas.

El tiempo fue transcurriendo con el City al mando pero sin generar peligro y con un Real Madrid más preocupado en cerrar espacios que en hacer daño. James, que había entrado al 67' en sustitución de Isco, tuvo una inmejorable oportunidad de liquidar el partido pero en lugar de rematar de primera, decidió bajarla con el pecho para acomodarse y desperdició la ocasión de gol. Modric también tuvo una muy importante a pase de Bale pero una buena reacción de Hart le impidió anotar.

Cuando corrían los minutos finales, Zidane mandó a Kovacik en sustitución de Modric más por hacer tiempo que por sellar el medio campo mientras los citizens seguían intentando encontrar un resquicio por dónde colarse.

Muy lentamente fueron transcurriendo los minutos y la tensión fue cediendo para convertirse en euforia en cuanto silbó el final el árbitro.

No hay comentarios:

Publicar un comentario