lunes, 5 de diciembre de 2016

América 2-0 Necaxa


Las Águilas del América obtuvieron el pase a la gran final de la Liguilla del Torneo Apertura 2016 de la Liga Bancomer MX derrotando por 2 tantos contra 0 a Necaxa en un partido tenso, dominado territorialmente por los americanistas pero en el que los Rayos generaron las mejores opciones de gol.

Luis Alfonso Sosa mandó al terreno de juego un doble muro defensivo, con 4 defensas y 4 mediocampistas, cuya misión era frenar cualquier avance americanista y catapultar en cualquier oportunidad el esférico para Edson Puch y Edgar Espíndola quiénes buscaban hacer daño sobre la portería azulcrema pero estuvieron silenciados durante los primeros 45 minutos.

Ricardo La Volpe, por su parte, mandó un 5-3-1-1 que, básicamente, buscaba mantener el equilibrio y el orden, para evitar cualquier desaguisado.

Desde el silbatazo inicial, el América tomó la iniciativa pero nunca arriesgó de más. El cuadro local tenía más tiempo el balón y el partido se jugaba predominantemente en terreno necaxista pero las aproximaciones se quedaban lejos de generar peligro y ambos arqueros, Moisés Muñoz y Marcelo Barovero, fueron meros espectadores, salvo en contadas ocasiones en las que tuvieron que intervenir.

Para la segunda parte, ningún cuadro realizó cambios pero la actitud del Necaxa cambió drásticamente. El conjunto hidrocálido adelantó filas y comenzó a abrir el campo, explorando cada vez con más confianza, el terreno enemigo y poniendo a trabajar a Moisés Muñoz que, de nueva cuenta, fue factor para evitar la caída de su portería. Las intervenciones de Muñoz fueron clave para mantener al América en el partido y cuando fue superado, el poste salvó a los americanistas de la anotación.

Al ver que su equipo era claramente superado y que Oribe Peralta simplemente no podía con la función de enganche, La Volpe hizo un excelente movimiento, retirando a Silvio Romero, que jamás tuvo un balón a modo durante su estancia en el campo, para hacer ingresar a Osvaldo Martínez. Oribe Peralta se fue al eje del ataque y Osvaldo tomó el control de la media cancha, permitiendo que Darwin Quintero, en primera instancia, y, posteriormente, Michael Arroyo, ejercieran la labor ofensiva junto con Alex Ibarra y William Da Silva.

Alfonso Sosa esperó hasta el 72' para jugarse el todo por el todo y el movimiento no le funcionó. Modificó el parado de su equipo de 4-4-2 a 4-3-3 al hacer ingresar a Claudio Riaño, un delantero, en sustitución de Michael García, un mediocampista. Eran momentos en los que Necaxa generaba mucho peligro y acosaba la portería americanista, pero para su mala fortuna, cuando corría el 74', un largo despeje de Moisés Muñoz fue a caer justo donde se encontraba Renato Ibarra quien con habilidad controló y tocó para Oribe que, de primera intención, le regresó el esférico para que condujera unos metros y cediera un excelente pase filtrado para William Da Silva quien se acomodó con un toque y sorprendió a Barovero al tocar suave y magníficamente bien colocado el esférico que se introdujo pegado al poste derecho del arquero necaxista para el 1-0.

La Volpe no lo pensó ni un instante y mandó a José Guerrero en sustitución de Alex Ibarra para meterle hielo y más oficio defensivo al partido para mantener la ventaja pero Necaxa no aflojó y mantuvo su actitud ofensiva mientras el América se replegaba hasta con 8 hombres en su propio campo en busca de cerrar filas.

Cuando corría el 84', otro contragolpe fulminó las aspiraciones necaxistas. Oribe Peralta recibió el balón por el centro a tres cuartos de cancha y combinó con Michael Arroyo quien, desde la izquierda, quebró hacia el centro y cambió hacia Osvaldo Martínez que corría por la derecha y se había metido hacia el centro pero ya en las cercanías del área rival. Osvaldo condujo con inteligencia y mandó un gran pase para Oribe que simplemente controló y mandó un disparo muy bien colocado que se introdujo en el ángulo superior derecho de la portería de Barovero para el 2-0 pese a los reclamos de la defensiva visitante por el claro fuera de lugar en el que había incurrido Peralta en la jugada.

El marcador adverso fue una losa demasiado pesada para el Necaxa que ya no tuvo argumentos para meterse al partido y no pudo evitar que transcurriera irremediablemente el tiempo hasta completar los 90'. Los visitantes dieron un gran partido pero no fue suficiente y terminaron cediendo la derrota ante unas Águilas que mostraron un excelente orden táctico y supieron jugar con las circunstancias, sobreponiéndose a la presión.

No hay comentarios:

Publicar un comentario