domingo, 11 de diciembre de 2016

Jeonbuk Hyundai 1-2 América


El América de México conquistó una importante aunque sufrida victoria por 2 tantos contra 1 sobre el Jeonbuk Hyundai de República de Corea en el Estadio de la Ciudad de Suita Osaka, Japón, lo que le permitió avanzar a la semifinal de la Copa Mundial de Clubes de la FIFA Japón 2016 donde enfrentará al Real Madrid.

Dos equipos que gustan de esperar bien parados atrás y atacar a contragolpes pero con formaciones y tácticas muy diferentes. El América, que salió al terreno de juego con una camisa rojo vino y short blanco, apostó por la formación preferida de Ricardo La Volpe, con 5 defensas atrás, 3 mediocampistas, 1 enganche y 1 centro delantero, con la novedad de Bruno Valdez en la defensa y Osvaldo Martínez en la media cancha pero de nueva cuenta con Oribe Peralta como enganche, una posición en la que claramente no ha funcionado hasta el momento. Jeonbuk, por su parte, también busca contragolpear, pero lo hace de forma más vertical, con rápidos lances brincando líneas y desdoblando a su gente hacia el frente.

El inicio del partido fue muy trabado y con muchos balones sueltos, algunos de ellos perdidos en pases que parecían elementales. Sin dominio claro por parte de ningún equipo, pero con un poco más de posesión por parte de los americanistas aunque sin claridad en el frente. Paolo Goltz y Pablo Aguilar, defensas centrales del América, que habían venido jugando bastante bien en la recta final del torneo Apertura 2016 de la Liga MX, se mostraron muy nerviosos, perdiendo balones en pases que parecían muy simples y repartiendo patadas.

Jeonbuk tardó más de 20 minutos en hacer su primer disparo a gol, pero no perdonó y se puso adelante en el marcador con una buena muestra de contundencia y un rápido despliegue en un contragolpe culminado por Bo Kyung (23').

El América buscó responder  y atacó de nueva cuenta, pero su falta de claridad era notoria y si bien arrastraba el balón hasta los tres cuartos de cancha, principalmente por las facilidades otorgadas por el equipo coreano, no podían generar verdaderas opciones de peligro salvo por una excepción en un fuerte disparo de larga distancia que fue a estrellarse en el travesaño.

El América tenía más tiempo el balón pero Jeonbuk generaba mucho mayor peligro. Jeonbuk Hyundai permitía al América acercarse pero le cerraba los espacios impidiéndole la profundidad requerida para hacer daño y, respondiendo con rápidos y peligrosos latigazos que en tres toques metían en aprietos a los defensas americanistas y ponían a trabajar a Moisés Muñoz.

Ricardo La Volpe hizo dos modificaciones para la segunda parte, mandó al terreno de juego a Guerrero y Arroyo en sustitución de Osvaldo Martínez y Edson Álvarez. A diferencia de los partidos de liguilla del torneo mexicano, ahora el director técnico argentino mantuvo a sus dos delanteros, buscando ahora que se alternen en la posición de punta, y reforzó el ataque con la inclusión de Arroyo cuya postura es netamente ofensiva y tiene más movilidad que Martínez pero no sabe marcar y es muy egoísta al ir al frente.

De nueva cuenta los papeles son los mismos, el América con un poco más de posesión del balón y buscando ir al frente mientras Jeonbuk espera y contragolpea generando peligro. Oribe buscaba tomar la posición de enganche, aunque sin buenos resultados pese a su enjundia y determinación.

En una jugada que no parecía llevar nada, Michael Arroyo recuperó un rechace pegado a la banda izquierda y mandó un centro al área donde Silvio Romero logró adelantarse a su marcador para marcar, de cabeza, el 1-1 al 58'.

Al 70', La Volpe hizo una nueva modificación. Mandó al terreno de juego a Ventura Alvarado en sustitución de Darwin Quintero. Un cambio que seguramente buscaba darle mayor solidez defensiva al equipo mexicano dado que unos minutos antes había ingresado Leonardo por Jeonbuk  y desde su aparición mostró su creatividad y peligrosidad.

Silvio Romero volvió a hacerse presente en el marcador al 74' en un tiro de esquina y gracias a un par de desvíos de jugadores contrarios que dejaron sin oportunidad al arquero del conjunto coreano que vio escurrirse el balón pegado al poste.

Ya con el marcador en contra, Kang Hee Choi, director técnico de Jeonbuk, mandó dos cambios netamente ofensivos y mandó a su equipo más al frente, invirtiendo los papeles ya que ahora el América se plantaba atrás y buscaba el contragolpe. Hasta antes del segundo gol de Romero, el América ostentaba un 58% de posesión del balón, pero a partir de ahí, Jeonbuk monopolizó el dominio del esférico y forzó  el partido para que se jugara ahora en terreno americanista.

El América se tiró atrás y Jeonbuk Hyundai adelantó filas, por lo que el partido se trasladó al terreno americanista y una lluvia de centros comenzó a caer sobre la portería americanista. Los centros al área buscaban principalmente a Shinwook, un fuerte y espigado centro delantero con 1.96 m de altura que puso en apuros a la defensiva americanista sirviendo pases con la cabeza.

Los buenos oficios defensivos del equipo mexicano lograron mantener la ventaja y si bien pasaron ciertos apuros en los minutos finales y terminaron pidiendo la hora al árbitro, conquistaron la victoria y ahora los de Coapa jugarán la semifinal ante el Real Madrid que presume una impresionante racha de 35 partidos consecutivos sin perder.

No hay comentarios:

Publicar un comentario