viernes, 2 de diciembre de 2016

Necaxa 1-1 América


Después de más de una hora de fuerte lucha, los Rayos de Necaxa lograron irse al frente en el marcador pero no les duró mucho el gusto y terminaron cediendo el empate ante las Águilas del América en el Estadio Victoria ante un espectacular ambiente y con tremendo lleno en las tribunas.

Por primera vez desde que La Volpe llegó al timón, el bigotón repitió alineación pero al igual que en el partido contra Chivas, las instrucciones fueron cuidar principalmente la retaguardia y desdoblarse únicamente cuando existiera ocasión de peligro y, por el otro lado, Luis Alfonso Sosa, director técnico de Necaxa, también optó por la precaución, por lo que los Rayos también privilegiaron el orden tratando de evitar recibir un gol en casa.

El partido se caracterizó por una fuerte lucha y mucho forcejeo en el traslado de la pelota pero careció por grandes lapsos de jugadas de peligro. Si bien el América dominó más tiempo el balón y el partido se jugaba predominantemente en el territorio necaxista, las jugadas en las que tuvo que intervenir Marcelo Barovero, arquero de los hidro rayos, fueron realmente escasas. Lo mismo sucedió con Moisés Muñoz, portero de las Águilas, quien poco tuvo que hacer en el primer tiempo.

Conforme fue transcurriendo el tiempo se fueron dando algunas jugadas de peligro y Moisés Muñoz tuvo que emplearse a fondo para evitar que su portería fuera vulnerada y, mostrando excelentes reflejos, logró enviar un balón que llevaba etiqueta de gol a tiro de esquina.

Cuando corría el 62', el Necaxa logró adelantarse en el marcador con una jugada genial que nació por la banda izquierda cuando Luis Gallegos penetró hacia el centro para ceder a Jesús Isijara quien con maestría bombeó el balón sobre la línea defensiva americanista que vio pasar a Gallegos que, con enorme inteligencia, bombeo suave para vencer a Moisés Muñoz y marcar el 1-0.

El América respondió de inmediato y adelantó filas con muchos más deseos que orden pero, pese a todo, logró igualar los cartones al 67'. Oribe Peralta sorprendió a la defensa y mandó un fuerte disparo que fue rechazado y cayó a los pies de Michael Arroyo se internó en el área necaxista y mandó un tiro centro que fue desviado por el arquero local y despejado con la cabeza por un defensa pero que cayó a los pies de Alex Ibarra quien mandó un fogonazo que también fue desviado y cayó entonces a los pies de William Da Silva quien, al igual que sus compañeros, la prendió con fuerza y, de nueva cuenta, fue desviada pero en esta ocasión no lo suficiente para evitar que se introdujera al fondo de la portería de los Rayos para el 1-1.

El partido vivía sus mejores momentos. Ambos equipos habían demostrado que podían hacer daño y si bien deseaban anotar más goles, no querían recibir otro por lo que imperó la cordura y se reacomodaron en defensa para irse nulificando poco a poco y terminar firmando un peleado empate en tierras hidrocálidas.

Ahora el Necaxa tendrá que devolver la visita y acudirá al Estadio Azteca este domingo donde se resolverá quién pasará a la siguiente ronda.

No hay comentarios:

Publicar un comentario