domingo, 4 de diciembre de 2016

Barcelona 1-1 Real Madrid


El Barcelona mostró otra cara, otro estilo y logró adelantarse en el marcador con una jugada de estrategia pero terminó cediendo el empate ante Sergio Ramos que ya ha demostrado ser letal en jugadas a balón parado y especialmente cuando el tiempo se acaba.

Para variar y no perder la costumbre, Iniesta tomó el control de la media cancha desde su ingreso, al 59', y brindó una gran exhibición, como ha sido su costumbre durante tantos años, mostrando lo mejor de sí en los partidos importantes. Lamentablemente para los aficionados del Barça, el fantasmita comenzó el encuentro sentado en la banca y Luis Enrique tardó mucho en hacerle ingresar al terreno de juego.

Luis Enrique apostó de nueva cuenta por su bien conocido 4-3-3, basado como siempre en el tridente que forman Messi, Suárez y Neymar y con Busquets en el centro del campo, apoyado por Rakitic y André Gomes. Zidane, por su parte, volvió al 4-2-3-1 pero ahora utilizó a Benzema como punta de lanza, con Cristiano y Lucas Vázquez como arietes por las bandas.

Como se esperaba, el primer tiempo fue una guerra sin cuartel pero ninguno de los dos equipos logró hacerse presente en el marcador y no fue sino hasta cuando corría el 53' cuando el equilibrio se rompió. Neymar cobró una falta desde la banda derecha y mandó un centro preciso para Luis Suárez quien simplemente desvió hacia la portería para marcar el primer gol del partido.

A partir del gol, el Barcelona mostró sus mejores armas y brindó su mejor versión. Los azulgrana crearon entonces sus mejores aproximaciones y estuvieron muy cerca de ampliar el marcador pero les faltó la contundencia y perdonaron ante un Real Madrid herido que, poco a poco, fue capeando el temporal.

El Barcelona le metió el pie hasta el fondo al acelerador y con enjundia buscó forzar el partido ante un bien templado Real Madrid que supo resistir los embates y, con Luca Modric en la contención, logró salir avante.

El empate llegó cuando ya transcurrían los momentos finales del partido, al 90'. Una falta totalmente innecesaria a tres cuartos de campo y pegada a la banda izquierda permitió que los merengues mandaran al área a los más altos, entre los que se encuentra por supuesto Sergio Ramos, quien, por medio de un cabezazo, convirtió en gol el excelente centro de Luca Modric para sellar el 1-1.

Así las cosas, Real Madrid mantiene su ventaja de 6 puntos sobre el Barcelona en la Liga Santander después de 14 jornadas y, sin duda alguna, la lucha por el liderato de la competencia se mantendrá ardiente todavía por un buen lapso más. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario