martes, 20 de diciembre de 2016

Zidane y su liderazgo en el Real Madrid


Muchas voces se alzaron cuando la directiva del Real Madrid dio a conocer que Zinedine Zidane sería el encargado de dirigir a la plantilla merengue pese a no contar con lo que los expertos consideraban la experiencia necesaria para liderar a un equipo emblemático pero el técnico francés se ha encargado, con personalidad, amabilidad, buen trato y sin muchos aspavientos, desplegando sus buenos oficios y guiando a su equipo hacia la gloria.

Zinedine Zidane puede presumir que el Real Madrid, bajo su mando, lleva 37 partidos invicto y apenas dos derrotas en los 53 encuentros en los que ha sido dirigido por él. La plantilla, que jamás comulgó con Rafa Benítez, le ha acogido de muy buena forma y nadie duda en su liderazgo. Los pesos pesados del vestidor han aceptado su guía y han cerrado filas en torno a él.

Zidane ha sabido imponer su personalidad y estilo tanto en las ruedas de prensa como en los entrenamientos y, por supuesto, en los partidos. El equipo se ve hoy mucho más equilibrado, con una defensa sólida que sabe apretar en el momento preciso y que no sólo contiene los embates del equipo contrario sino que también se da tiempo para gestar avances y apoyar a medios y delanteros en la difícil tarea de penetrar a las defensivas contrarias.

La media cancha también ha encontrado el punto de equilibrio y sabe defender y atacar, manejando el ritmo e imprimiéndole al equipo ese toque especial cuando es necesario cambiar de juego o mandar un latigazo hacia el frente para aprovechar la velocidad y contundencia de sus delanteros.

Si bien las formaciones han variado de acuerdo a la gente que tiene en el campo de juego o al momento del partido o el rival en turno, el estilo de este equipo bajo las órdenes de Zidane comulga plenamente con las gradas y ha reencontrado la mística del equipo albo.

Ahora el novel técnico francés, que ha despedido el año con tres títulos en su haber, tendrá la difícil tarea de enfrentar una segunda vuelta desde una perspectiva muy distinta a la que había a su llegada. Hoy el Real Madrid es favorito, pero nadie olvida que también lo era cuando, bajo la dirección técnica del muy experimentado Carlo Ancelotti rompió cualquier cantidad de marcas y también se coronó campeón de la Copa Mundial de Clubes de la FIFA para luego desmoronarse en la segunda vuelta y cerrar el curso con un monumental fracaso que incluso forzó su salida de la institución.

Zidane debe mantener la mística, la humildad y el trabajo duro si quiere que el equipo siga siendo protagonista en el 2017. Zizu ha sabido hacerse escuchar y los jugadores lo consideran el capitán del barco, esa ha sido una de las mejores virtudes de un hombre que sigue demostrando su grandeza y ha sabido disciplinar a un vestidor plagado de estrellas. Ha declarado que cree en el trabajo duro y diario y ese, sin duda, es y seguirá siendo, el mejor, si no es que el único, camino hacia el éxito.

No hay comentarios:

Publicar un comentario