jueves, 11 de mayo de 2017

Atlético 2-1 Real Madrid


El Real Madrid conquistó el pase a la gran final de la UEFA Champions League pese a perder por 2 goles contra 1 ante el Atlético, que desplegó lo mejor de su arsenal durante unos primeros 16 minutos de infarto en los que puso de rodillas a los merengues adelantándose con anotaciones de Ñíguez y Griezmann.

Los colchoneros saltaron al terreno de juego dispuestos a todo. Matar o morir era la consigna y se arrojaron como tromba sobre el Real Madrid que se vio desbordado pero, pese a eso, también estuvo a punto de anotar pero una reacción felina de Jan Oblak impidió que el esférico se colara a su puerta.

El vendaval colchonero se vio recompensado al 12' con una anotación de Saúl Ñíguez, en un tiro de esquina, que no hizo más que incrementar la adrenalina y motivar a los rojiblancos que volvieron al abordaje en cuanto sacó el conjunto albo. El Atlético presionaba en bloque y asfixiaba a los merengues que no encontraban la forma de salir de su propio campo.

Griezmann puso el 2-0 al 16' mediante una pena máxima y el Vicente Calderón volvió a estallar de júbilo. Los colchoneros le estaban pasando por encima a los merengues y el sueño de una remontada épica se hacía cada vez más tangible pero el Atlético no quiso mantener el ritmo y bajó la velocidad, retrocediendo para esperar al Real Madrid, en busca de liquidarlo a contragolpes.

El Real Madrid poco a poco fue asentándose mejor en el campo y logró irle bajando el ritmo al partido. Casemiro se fue haciendo cada vez más presente, con Kroos, Isco y Modrić como orquestadores. El cambio de estrategia del Atlético fue dictado por Simeone. El Cholo buscó parapetarse bien atrás, proteger mejor a Oblak y evitar un gol del conjunto visitante, sabedor de que había tiempo para cazarlos con sus vertiginosos contragolpes pero, sin quererlo, también le dio el oxígeno al equipo contrario y le permitió acomodarse por fin en el terreno de juego.

Corría el 41' y Cristiano Ronaldo tomó un balón que había salido por la banda izquierda. En lugar de esperar al lateral, prefirió servir rápidamente para Benzema que se había movido al extremo y era custodiado por un defensa. El francés tomó el balón y logró escurrirse pegado a la línea de fondo pese a ser acosado por los tres defensas centrales del Atlético, Godín, Savić y Giménez, los adelantó y sirvió un magnífico pase para Toni Kroos quien remató hacia la portería. Oblak logró rechazar en primera instancia el disparo del alemán pero para su mala fortuna el balón le cayó a Isco quien contrarremató elevando el balón lo suficiente para evitar la nueva estirada del arquero y anotar el 2-1 que le devolvía el alma al cuerpo al Real Madrid.

Para la segunda parte el público siguió haciendo su partido, apoyando con cánticos a su equipo y empujándolo hacia el frente pero los rojiblancos ya no volvieron a encontrar la forma de superar a la, ahora sí, bien plantada defensiva merengue que no permitió más libertades y logró ponerles freno.

El Atlético ya no presionó tan arriba y le fue dejando más espacios para acomodarse al Real Madrid que logró capear el temporal rojiblanco y se sobrepuso a ese inicio infernal que los puso a las puertas del abismo para conquistar su 15o pase a la gran final de la UEFA Champions League que esta vez se celebrará en Cardiff.

No hay comentarios:

Publicar un comentario