lunes, 29 de mayo de 2017

Guadalajara 2-1 Tigres UANL


Las Chivas Rayadas de Guadalajara conquistaron por décimo segunda ocasión el título de Campeón de la Liga Bancomer MX al derrotar por 2 goles contra 1, 4 a 3 en el global, a los Tigres de la Universidad Autónoma de Nuevo León en un partido candente celebrado en el Estadio Chivas.

Ambos equipos saltaron al terreno de juego con la intención de alzarse con la victoria y de inmediato quedó en claro que el choque sería peleado a vida o muerte. Los Tigres comenzaron un poco mejor y empujaron a las Chivas a su propio campo pero el Rebaño supo resistir los embates del conjunto visitante y respondió con contundencia.

Corría el 16' cuando Oswaldo Alanís tomó el balón a la altura del medio campo y mandó un magnífico pase flotado para Alan Pulido que midió el esférico, aprovechando que Juninho no leyó bien la jugada y le dio tiempo y espacio, y mandó un soberbio disparo con la parte interna del pie para vencer a Nahuel Guzmán y poner el marcador 1-0 ante la algarabía de la afición rayada que enloquecía en las tribunas.

La anotación cayó como un balde de agua fría para los felinos que se desdibujaron rápidamente, lo que aprovechó el Rebaño para robarles el balón y la iniciativa, causando estragos, sobre todo con los pases filtrados entre líneas y las incorporaciones de Alanís, Pineda y Vázquez que apoyaban tanto en la defensiva como en la ofensiva. Pulido, Pizarro y Calderón fueron un constante dolor de cabeza para la zaga neoleonesa que sufrió para frenarlos.

Chivas se adueñó del partido y generó las mejores llegadas de gol ante unos Tigres enganchados en el juego físico y faltos de reacción y coordinación para contrarrestar el excelente planteamiento táctico de las Chivas que mordían a lo largo y ancho del terreno de juego, impidiendo el traslado del balón de los visitantes que insistían, pese a todos los problemas existentes, en salir jugando en lugar de saltar líneas.

Cuando ya corría el 70', Carlos Fierro, que había entrado al 58' por Néstor Calderón, tomó un balón por la banda derecha y, con apuros, logró superar al lateral para llegar a línea de fondo y centrar al corazón del área pero un defensa visitante logró cortar el centro aunque, para la mala fortuna de los Tigres, el rechace cayó a los pies de José Vázquez y, el Gallito no dudó en mandar un fogonazo que rosó a un defensa contrario y se fue a incrustar en la portería custodiada por Nahuel después de pegar en la base del poste contrario para poner el marcador 2-0.

Las Chivas dominaban a placer a los Tigres, que parecían dormidos y caían presas de la desesperación. La marcación encimosa e incómoda ejercida por los jugadores del Rebaño Sagrado hacía estragos en los nervios de los felinos que buscaban afanosamente acercarse en el marcador pero que no encontraban la profundidad suficiente para lograrlo y tardaron muchísimo en poner a trabajar a Cota que, pese a verse un tanto nervioso, sobre todo al principio del cotejo, logró salvar a su equipo de una anotación en un peligroso mano a mano.

Tigres se lanzó con todo hacia el frente y comenzó a asediar el área del conjunto local, que defendía con todos sus hombres, que se multiplicaban en las inmediaciones de su meta para impedirle el paso a los felinos hasta que, cuando ya corría el 88', Ismael Sosa logró darse la media vuelta en los linderos del área y mandó un excelente disparo que venció, por fin, a Cota para acercar a Tigres 2-1.

Los minutos finales fueron candentes, con Tigres volcado encima del área de Chivas y, con una desafortunada jugada en la que el árbitro, que se encontraba a unos metros de distancia, no se atrevió a marcar un claro penal a favor de los felinos que reclamaron airadamente.

Las Chivas lograron resistir a pie firme y se alzaron con la corona, la décimo segunda de Campeones de Primera División que ingresa a sus vitrinas. Tigres vendió cara su derrota y murió con la frente en alto, peleando hasta el último instante pero cediendo ante un equipo que le supo jugar y lo superó los dos partidos de la gran final.

No hay comentarios:

Publicar un comentario