jueves, 4 de mayo de 2017

Mónaco 0-2 Juventus


El Stade Louis II de Mónaco fue testigo de una brillante exhibición de la Juventus que derrotó por dos tantos contra cero al Mónaco en el partido de ida de la semifinal de la UEFA Champions League. La victoria le brinda a la Juventus una cómoda ventaja que tendrá que defender en el Juventus Stadium la próxima semana.

Leonardo Jardim, sabedor de que uno de los principales motivos que llevaron al Mónaco hasta semifinales ha sido el desparpajo con el que el equipo del principado encaró los encuentros previos, no dudó en lanzar hacia el frente a su equipo pero Massimiliano Allegri le tenía preparada una bien ordenada defensiva plantada con tres sobrios centrales que no sólo detuvo los embates, sino que también fue capaz de apoyar para los contragolpes y terminó haciendo mucho daño, sobre todo por conducto del lateral, Dani Alves, quien asistió en dos ocasiones a Gonzalo Higuaín y marcó la diferencia.

La bien plantada defensiva bianconeri supo contener al descarado equipo de Mónaco sin perder la compostura y, las pocas veces que fue superada, Gianluigi Buffon apareció para salvar su marco y mantener su portería inmaculada.

Alex Sandro, Dani Alves, Mario Mandzukić y Paulo Dybala estuvieron muy activos y supieron combinar los ataques por ambas bandas para enloquecer a la defensiva del cojunto del principado.

Los goles fueron anotados por Gonzalo Higuaín en sendos pases de Dani Alves que simplemente dio un partidazo tanto en la defensa como en el ataque. Por parte del Mónaco, Kylian Mbappé volvió a dar una gran exhibición y obligó a la experimentada defensa del conjunto turinés a emplearse a fondo para cubrirlo. La habilidad de Mbappé es tal, que obligó a Chiellini, Barzagli y Bonucci a escalonarse y forzar incluso el tres contra uno para frenarlo.

El Mónaco había desbaratado todas las previsiones de los expertos con un equipo joven que jugó con desparpajo y desbarató hasta al más pintado pero que ayer se topó con una muralla bien construida, con una defensa bien escalonada y con un equipo ordenado y sobrio que por fin logró resolver el acertijo, dejándolos en ceros y frenándolos en su propia casa.

Si bien la ventaja obtenida por la Vecchia Signora no es definitiva, sí le da tranquilidad para enfrentar el partido de vuelta que será en su estadio y ante su gente y los encamina un poco más hacia Cardiff, donde se llevará a cabo la gran final de la UEFA Champions League.

El Mónaco está forzado a buscar una remontada épica ante un rival que ha dejado en claro que tiene los pies bien plantados sobre la tierra y aspira a pelear por el campeonato. La proeza no luce nada fácil pero Jardim no tiene más que confiar en el arrojo y la calidad de su equipo para intentarlo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario