jueves, 9 de febrero de 2017

México 1-0 Islandia


La Selección de México derrotó por la mínima diferencia a su similar de Islandia en el Estadio Sam Boyd de Las Vegas, Nevada que lució una espectacular entrada, la cual, por cierto, fue lo único espectacular del partido y los más de 30 mil aficionados que abarrotaron el graderío no tuvieron gran cosa que festejar pero al menos se fueron contentos con el triunfo del Tri en patio ajeno.

Dado que no es Fecha FIFA, ambos equipos utilizaron cuadros alternativos. Juan Carlos Osorio utilizó jugadores de la Liga Bancomer MX y los reforzó con Giovani dos Santos del LA Galaxy y Hemir Hallgrimsson, director técnico del conjunto islandés, tomó en cuenta jugadores de las ligas noruega, sueca y danesa para reforzar a los de la liga islandesa.

El partido fue un claro ejemplo de "partido molero", tal y como fueron bautizados estos encuentros por el célebre Tuca Ferretti en su momento. El desarrollo del cotejo fue por demás aburrido y en nada contribuyó el hecho que entre ambos equipos se hayan efectuado más de 10 cambios.

Alan Pulido anotó el único gol del partido. Corría el 20' cuando Giovani dos Santos mandó un centro al área y Pulido peinó hacia atrás para sorprender al arquero islandés y ponerle número al marcador.

México se adueñó del balón y marcó el ritmo de juego pero sus constantes fallas a la hora de la definición impidieron que el marcador se moviera de nueva cuenta. Las opciones claras de gol se fueron sucediendo en la primera parte pero el balón se negó a entrar. Pulido y Lozano tuvieron claras oportunidades para anotar pero erraron sus remates y el ímpetu del conjunto tricolor fue bajando cada vez más hasta hacer soporífero el encuentro para la segunda parte en la que los constantes cambios en la alineación y las múltiples pruebas y experimentos del entrenador hicieron que el partido fuera cada vez más difícil de digerir.

Islandia se parapetó bien atrás y cerró espacios con un doble muro defensivo y en algunas ocasiones buscó contragolpear con trazos largos que solían poner en problemas a la defensa tricolor que volvió a mostrar falta de oficio para el contragolpe.

Osorio volvió a utilizar gente fuera de sus posiciones habituales e hizo cualquier cantidad de experimentos, por lo que el equipo lució desarticulado y muy mal coordinado. Los destellos mostrados por las bandas en la primera parte fueron algo de lo rescatable del encuentro, así como el buen gol de Pulido y, por supuesto, el haber salido con el triunfo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario