miércoles, 15 de febrero de 2017

Paris Saint-Germain 4-0 Barcelona


El Paris Saint-Germain dio la gran actuación ante un grande con la que había soñado desde hacía años y goleó al Barcelona en el Parque de los Príncipes ante la algarabía de sus aficionados que festejaron ruidosamente.

El Barcelona de Luis Enrique había pasado por momentos difíciles y era obvio que no se encontraba en su mejor forma pero nadie esperaba una catástrofe de este nivel. El Barça fue superado ampliamente, tanto en lo táctico como en lo colectivo e incluso de forma individual ya que sus principales figuras fueron nulificadas y poco pudieron hacer para revertir el contundente marcador que los deja en una posición realmente incómoda para el partido de vuelta que se celebrará en el Camp Nou.

El Barcelona se ha encomendado a la capacidad y contundencia de sus hombres de ataque, un tridente ofensivo capaz de resolver partidos normalmente pero que ayer se topó con un muro que lo silenció y, mientras tanto, la media y defensa azulgrana no fue capaz de soportar los embates enemigos y terminaron sucumbiendo de fea forma ante un duro rival que ha tomado una clara ventaja y parece enfilarse hacia los cuartos de final.

Luis Enrique apostó por su bien conocido 4-3-3 pero en esta ocasión, nada le funcionó. Resaltó la ausencia de Rakitic en la alineación inicial y la aparición de André Gomes en la media derecha pero salvo eso, se podría decir que el Barcelona acudía a la cita con sus mejores hombres.

Unai Emery se la jugó con un 4-2-3-1, con Di María y Draxler por los costados y Cavani en el eje del ataque y mandó a su equipo con feroz temeridad hacia el frente. Emery sabía bien que si quería hacerle daño al Barça, debía presionarlos desde la salida y mandó a su equipo a morder al conjunto visitante, lo cual le funcionó a la perfección.

Cuando apenas corría el 5', Cavani tuvo una excelente oportunidad al recibir un gran pase en el área pero pese a su buen control, dio tiempo para que la defensa le tapara el intento de tiro y si bien el rebote le cayó a Draxler, el disparo de éste salió por encima del marco rival. Unos minutos más tarde, Cavani se retrasó y cedió para la entrada de Matuidi, dejándolo solo frente a Ter Stegen a quien quiso fusilar pero el arquero culé, mostrando enormes reflejos, logró rechazar el disparo.

Di María abrió el marcador con un tiro libre al 17'. Una gran ejecución desde las afueras del área que plasmaba en la pizarra la superioridad del equipo local y caía como balde de agua fría sobre el conjunto visitante que había sido ampliamente superado hasta ese instante.

André Gomes tuvo el empate en un rápido contragolpe azulgrana pero su disparo fue desviado con los pies por Trapp, el arquero del conjunto local, y el balón salió a tiro de esquina. La respuesta del PSG no se hizo esperar y Draxler volvió a forzar a Ter Stegen que se tuvo que emplear a fondo para evitar que su marco fuera vulnerado nuevamente. En el tiro de esquina resultante, también estuvo cerca de caer el gol pero el arquero visitante logró hacerse del balón de nueva cuenta.

Si bien el PSG le bajó un poco  al ritmo y cambió de estrategia, cuando corría el 39', un balón robado en el centro del campo a Messi fue redirigido hacia el área donde Draxler enfiló y venció a Stegen con un tiro raso que se incrustó en las redes para el 2-0.

A la vuelta del descanso, el PSG volvió a encimar, copando y presionando la salida del Barcelona y robando balones que convertía rápidamente en jugadas de gol. Los centros al área y las jugadas de gol volvieron a sucederse una y otra vez y quedaba claro que la suerte del conjunto azulgrana quedaría a cargo de Ter Stegen y que el cancerbero visitante tendría una noche larga.

Al 54', Di María volvió a hacerse presente en el marcador al 54'. Esta vez mediante un excelente disparo desde los linderos del área. Era el segundo del ariete argentino y el tercero del PSG.

El Barcelona se lanzó a l frente en busca de un gol que le diera oxígeno pero el PSG estaba bien parado atrás y contragolpeaba con velocidad y una enorme peligrosidad, por lo que el partido vivió instantes de ida y vuelta entre ambas áreas. En el 70', Cavani también se hizo presente en el marcador al mandar un fogonazo aprovechando un gran pase de Draxler para fusilar a Ter Stegen por cuarta vez en el partido.

El Barcelona necesitaba anotar para darse vida en el partido y en la eliminatoria y se lanzó con todo al frente. Neymar mandó un disparo desviado y Umtiti estrelló un remate de cabeza en el poste pero el esférico se negó a entrar en la portería del PSG que se lleva consigo una importantísima ventaja para enfrentar la vuelta en el Camp Nou de Barcelona.

No hay comentarios:

Publicar un comentario