lunes, 11 de julio de 2016

Clase y fuerza


Portugal y el futbol fuerza lograron imponerse al futbol arte en la presente EURO 2016 en la que los lusitanos se coronaron campeones de Europa por primera vez en su historia.

Selecciones que habían mostrado grandes cosas en las eliminatorias como Inglaterra, quedaron a deber. Equipos que mostraron grandes cosas en la fase de grupos fueron cayendo uno a uno y sucumbiendo ante un Portugal que mostró una enorme voluntad, una férrea defensa, un encomiable orden táctico pero sin duda alguna, también un muy pobre juego. La fuerza y el músculo pudieron hoy más que el futbol, la clase y el estilo.

No hay duda de que a lo largo del torneo pudimos disfrutar de enormes pinceladas, de bellas jugadas llenas de futbol pero lamentablemente para el juego, estas fueron las menos. Predominó el orden táctico, el desgaste físico, la entrega sí, pero escaseó el futbol, ese que ha logrado enamorar a millones de personas alrededor del mundo.

Cristiano Ronaldo llegó como una de las grandes figuras de Portugal y para muchos un seguro protagonista del torneo pero poco a poco se fue diluyendo en el esquema de su propio equipo y apenas nos pudo regalar un par de buenas jugadas para luego ir desapareciendo entre el desgastante ir y venir para recuperar balones y los escasos contragolpes.

Renato le dio frescura a la selección portuguesa pero después de una prometedora anotación también terminó perdiéndose entre las mil y un encomiendas de un técnico más preocupado por frenar al rival que por hacerle daño.

Portugal estuvo al borde de la eliminación en la primera vuelta. Sin embargo, logró salvarse empatando sus tres partidos y clasificando como tercer lugar del grupo para luego ir sorteando una a una las siguientes fases hasta colarse a la final con un único triunfo en tiempo regular.

Los portugueses cerraron filas y fueron capaces de nulificar a quien se les fue poniendo enfrente, lo cual sin duda alguna es una proeza pero por largos lapsos se preocuparon únicamente en eso y se olvidaron de atacar, de agredir al contrario, e incluso de jugar futbol.

En esta EURO, 5 partidos se fueron a la prórroga y Portugal fue el rey en ese aspecto. Los lusitanos se sentían cómodos yéndose a los tiempos extra y no parecían preocupados por definir el partido en el tiempo regular. Para los lusos cerrar espacios y frenar las intentonas de sus adversarios era primordial.

Atrás quedaron las favoritas Francia, Alemania, España, Italia e Inglaterra. Portugal, un singular invitado, se coló y se llevó la fiesta.

No hay comentarios:

Publicar un comentario