sábado, 2 de julio de 2016

Gales sigue haciendo historia


Gales llegó a la fase final de la EURO 2016 ubicado en la posición número 26 de la Clasificación Mundial FIFA, por debajo de países como Irlanda del Norte, Eslovaquia, Rumania, Hungría, Ucrania y Turquía, por mencionar a algunos que también clasificaron y que ya han tenido que hacer maletas para regresar a casa.

Para sorpresa de muchos, Gales conquistó su clasificación a los octavos de final como primer lugar del Grupo B, con 6 puntos y por encima de Inglaterra, Eslovaquia y Rusia. Los ingleses se ubican en el 11er puesto de la Clasificación de FIFA, mientras que los eslovacos están en el 24o lugar y los rusos, únicos del grupo con clasificación menor a la de Gales, en el 29o. Los favoritos del grupo eran los ingleses que terminaron conformándose con el 2o puesto pese a haber vencido por 2 tantos contra 1 a Gales en la Jornada 2.

En octavos de final, Gales dio cuenta de Irlanda del Norte por la mínima diferencia gracias a un autogol de Gareth McAuley al 75', por lo que muchos expertos los ubicaban como seguras víctimas de Bélgica en los cuartos de final. Los belgas todavía se encuentran en la primera posición de la Clasificación Mundial FIFA pero la perderán en el listado que se publicará en breve y el liderato lo tomará Argentina.

En definitiva, Gales no ha ido a Francia a pasear. Este grupo de jugadores ha escalado hasta la semifinal, algo inaudito y que sin duda alguna representa un hito en la historia de su país. Chris Coleman ha logrado conjuntar un equipo aguerrido y muy unido que si bien cuenta con Gareth Bale como su gran luminaria, ha basado sus éxitos en el coraje, la entrega y el juego de conjunto más que en lo que haga o deje se hacer su súper estrella.

A Gales le gusta salir jugando con el balón controlado y sabe muy bien qué hacer con el esférico en los pies. Se resisten a verse a sí mismos como un equipo pequeño y pelean de tú a tú con quien tengan enfrente. La eliminación de Bélgica no ha sido ninguna casualidad, fue un triunfo bien trabajado y muy merecido. Los galeses han sabido crecerse al castigo, levantarse de dolorosas derrotas y retomar el camino y eso los hace mucho más peligrosos de lo que podría pensarse.

Por primera vez en la historia de Gales, se han posado en la semifinal y ya han pactado una cita con Portugal que viene de eliminar a Polonia en la tanda de penales y a Croacia en octavos de final. Sin duda, arribar a la gran final está al alcance de sus manos y seguramente los galeses no quieren dejar de soñar. Han despertado las ilusiones de un pueblo que jamás imaginó que su equipo fuera capaz de llegar tan alto pero ahora lo quieren ver en la cima, conquistando una copa que jamás pensaron que podrían alcanzar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario