sábado, 24 de septiembre de 2016

América 2-1 Pumas UNAM

Las Águilas del América nivelaron sus números en el Estadio Azteca al obtener su tercera victoria, con un empate y tres derrotas, en lo que va de la campaña al vencer a Pumas en un muy disputado duelo.

Desde la llegada de Francisco Palencia, Pumas ha vuelto a la garra que tantas alegrías le ha dado en el pasado y en esta ocasión, las indicaciones fueron claramente en ese sentido. Los universitarios saltaron al terreno de juego a pelear con todo cada balón.

En una de las primeras jugadas del partido, se produjo una falta a tres cuartos de cancha y el América lo aprovechó para tomar la ventaja en el encuentro. Rubens Sambueza mandó un centro al corazón del área donde Oribe Peralta cabeceó y obligó a Pikolín Palacios a lanzarse para desviar el balón que, para mala fortuna del equipo visitante, cayó a los pies de Pablo Aguilar quien atento se había adelantado a los defensas y simplemente empujó el esférico para marcar el 1-0.

Cuando todavía corría el 4', en otra jugada a balón parado, el América aumentó su ventaja. Oribe tocó de primera intención para Silvio Romero quien, de tacón, habilitó a William Da Silva que se escapó por el centro aprovechando la mala marca de la zaga universitaria para colarse, enfrentar a Pikolín y vencerlo con un disparo raso para anotar el 2-0.

Como ha sido su costumbre en lo que va de la campaña, América se echó para atrás, formando un doble muro defensivo y cediendo la iniciativa al conjunto visitante que, de inmediato, comenzó a mandar centros al área en busca de Britos que tenía que luchar contra Pablo Aguilar y Paolo Goltz que tuvieron que trabajar horas extra para repeler los múltiples intentos del conjunto visitante por vulnerar el arco azulcrema.

El América se plantó para aguantar atrás y responder con largos trazos en busca de un contragolpe con Silvio Romero y Oribe Peralta buscando atraer un balón para jugar de poste y aprovechar las rápidas incorporaciones de sus compañeros.

Matías Britos acercó a Pumas al 44 al ganarle por fin a sus marcadores en un tiro de esquina en el que les ganó el salto y cabeceó hacia abajo para vencer a Moisés Muñoz que no pudo alcanzar el esférico que se introdujo en su portería después de un bote.

La situación no cambió para el segundo tiempo. Pumas mantuvo la iniciativa, controlando más tiempo el esférico y mandando a sus mejores hombres hacia el frente mientras el América volvía a plantarse bien atrás y mantenía su búsqueda del contragolpe aunque ahora lo hacía con una línea de tres defensas en el fondo en lugar de los 4 hombres utilizados en la primera parte. Las Águilas modificaron la formación sin cambiar la alineación pero Palencia sí modificó a sus Pumas al mandar al terreno de juego a Fidel Martínez en sustitución de Kevin Escamilla que había tenido un desempeño algo discreto en la primera parte.

Al 55' una pésima salida de Moisés Muñoz estuvo a punto de darle el empate a Pumas pero el balón rebotó caprichosamente en jugadores de ambos equipos y terminó abandonando el terreno de juego por encima de la portería americanista.

Al 58' Alcoba quiso retrasar el balón a su arquero sin darse cuenta que Sambueza se encontraba entre ellos y le regaló el esférico al americanista que, sin embargo, desperdició una inmejorable ocasión de gol al demorarse demasiado en quitarse a Pikolín y terminó perdiendo la de gajos ante un defensor universitario que reaccionó a tiempo para salvar su marco.

Pumas mantuvo la insistencia sobre el arco americanista pero en su afán de ir por el empate fue dejando espacios abiertos que eran bien aprovechados por Rubens Sambueza para escaparse y servir peligrosos centros para Oribe Peralta y Silvio Romero que intentaban cerrar la pinza en los veloces y peligrosos contragolpes.

La Vope mandó al terreno de juego a Javier Güémez al 62' y a Michael Arroyo al 71' en busca de reforzar la contención y de darle una opción adicional a Rubens Sambueza para el contraataque americanista. Palencia respondió mandando al campo a Eduardo Herrera quien de inmediato se fue al eje del ataque en busca de los múltiples centros que viajaban continuamente sobre el área americanista.

El guion no cambió, Pumas controlaba el esférico y embestía con fuerza sobre el área azulcrema mientras los de Coapa plantaban un doble muro defensivo y respondían con rápidos y poderosos contragolpes. El bombardeo universitario no menguaba y la zaga americanista se tenía que rifar para evitar que su portería fuera vulnerada de nueva cuenta.


Las Águilas finalizaron el cotejo echados para atrás y pidiendo la hora al árbitro sin soltar el rosario de las manos pero a fin de cuentas, volvieron a ganar en el Estadio Azteca, algo que no habían vuelto a festejar desde la Jornada 2 cuando vencieron al Toluca por 3 tantos contra 1.

No hay comentarios:

Publicar un comentario