sábado, 24 de septiembre de 2016

El camino de La Volpe al nido

Ricardo Antonio La Volpe es un técnico polémico, verdaderamente un ave de tempestades que goza con la atención del público pero que suele estallar a la menor provocación. Por ahora, se ha presentado como nuevo timonel del América en una rueda de prensa multitudinaria y muy larga, sin dejar de largo sus frases grandilocuentes y, sobre todo, sin disimular su entuciasmo.

Cuando comenzó su camino como director técnico llamó la atención por su excelente trabajo con el Atlante, con el que conquistó su único título hasta el momento en el futbol mexicano, en la temporada 1992-1993. Estuvo con los Potros de 1991 a 1996 cuando fue contratado por el América donde simplemente no funcionó y terminó siendo despedido con mucha más pena que gloria luego de 11 fechas y una escandalosa goleada por 5 tantos contra 0 ante Chivas.

En 1997 tomó el timón del Atlas, un equipo que venía creciendo luego de una importantísima labor por parte de Marcelo Bielsa que le había dado forma a las fuerzas básicas que, a la llegada de La Volpe, comenzaron a rendir frutos y nutrieron de buena forma al primer equipo y le permitieron pelear por puestos de Liguilla e incluso disputar una final.

El éxito con los Zorros llevó a La Volpe de nuevo a los primeros planos y fue contratado por Toluca en la temporada 2001. El bigotón tuvo un par de buenas temporadas y esto le valió ser llamado a la dirección técnica de la Selección Mexicana, dejando a los Diablos Rojos encaminados hacia la fase final en la que, ya de la mano de Alberto Jorge, se coronaron campeones.

Ricardo La Volpe estuvo al frente de la Selección Mexicana por 4 años, de 2002 a 2006. Ha sido el último director técnico del Tri que logró sostenerse durante todo el período para el que fue contratado. Durante su estancia al frente del combinado tricolor, México obtuvo el título de la Copa Oro superando a Estados Unidos. Fue el segundo y, hasta el momento, último título en el palmarés de La Volpe como técnico. México tuvo un polémico paso por la Copa Confederaciones en la que se detectó que dos jugadores habían resultado positivos de doping. El Tri, que venía de haber conquistado el título de la Copa Confederaciones bajo el mando de Manuel Lapuente, logró avanzar de la fase de grupos pero fue inmediatamente eliminado y regresó a casa sin pena ni gloria. En el Mundial de Alemania 2006, México tuvo una victoria por dos derrotas y un empate y fue eliminado en octavos de final.

En 2006 tomó el timón de Boca Junior que tenía 5 temporadas consecutivas siendo campeón de Argentina y, por si fuera poco, lideraba la tabla de posiciones de forma holgada pero no fue capaz de lograr un solo triunfo tras la llegada del timonel argentino y terminó cediendo el liderato y el título vergonzosamente.

En 2007 tomó las riendas de Velez Sarsfield y apenas logró sostenerse una temporada ya que tuvo que abandonar el barco luego de los malos resultados registrados por el equipo.

En 2008 regresó al futbol mexicano para tomar el mando de los Rayados de Monterrey a quienes llevó a la Liguilla en su primera temporada. Si bien la Pandilla avanzó como 8o en la tabla, logró eliminar al que había sido el líder del torneo, Chivas, y eso le valió aplausos.

En 2009 regresó al mando del Atlas pero en esta ocasión no le fue nada bien al no contar con las nutridas fuerzas básicas con las que contó en su primera incursión en el banquillo y terminó saliendo por la puerta trasera al cosechar un nuevo fracaso en su carrera.

En 2010 viajó a Costa Rica para tomar el timón de la selección tica con la que logró llegar a la final de la Copa Centroamericana pero no pudieron conquistar el título y tuvieron que conformarse con el subcampeonato. Si bien había llegado al timón de Costa Rica con bombo y platillo, tuvo que salir por la puerta trasera luego de quedar muy lejos de las espectativas.

La Volpe volvió al Atlante para el 2012 y terminó en el 14o puesto del Apertura 2012. De cualquier forma, logró mantenerse en el timón hasta el 2013 pero tampoco obtuvo los resultados esperados y nuevamente salió por la puerta trasera.

En el 2014 volvió a los primeros planos al tomar el timón de Chivas. La rueda de prensa inicial, tal y como acaba de suceder ahora con el América, fue grandilocuente y podía verse a La Volpe y Vergara felices como protagonistas del gran evento. Su paso por el Rebaño fue triste. En lo deportivo no logró gran cosa y, para colmo de males, fue dado de baja por conducta impropia con la podóloga del equipo que, por si fuera poco, terminó demandándolo en los tribunales.

En 2015 tomó las riendas de Jaguares de Chiapas, un equipo acostumbrado a sacar buenos resultados en Tuxtla Gutiérrez y a sufrir fuera de casa. Con La Volpe al mando, la historia no fue muy distinta y si bien logró avanzar a la Liguilla en el Apertura 2015, no logró buenos resultados para el siguiente torneo y el bigotón abandonó el barco con el equipo envuelto en serios problemas administrativos.

Ricardo La Volpe ha vuelto a los primeros planos de forma inesperada y luego de constantes y muy sonoros fracasos que se han sucedido desde que dejó el mando de la selección mexicana, con la que no obtuvo nada que pudiera decirse que haya superado a sus antecesores.


¿Podrá La Volpe guiar a las Águilas a algún título? ¿Será capaz La Volpe de romper su mala racha, que ya lleva 10 años, y superar sus recientes fracasos?

No hay comentarios:

Publicar un comentario