viernes, 13 de enero de 2017

Sevilla 3-3 Real Madrid


El Sevilla hizo un gran partido y puso contra la pared al Real Madrid que logró rescatar heroicamente un empate a 3 goles del Sánchez Pizjuan para batir el récord que ostentaba el Barcelona y llegar a 40 partidos consecutivos sin perder.

El 3-0 de la ida hizo que Jorge Sampaoli echara mano de una alineación alternativa pero de cualquier forma, el Sevilla salió con una actitud combativa y empujó al Madrid durante todo el encuentro, acosándolo y obligándolo a emplearse a fondo para salir avante a pesar de remar contra la corriente. Si bien los nombres cambiaron, la formación del Sevilla fue la misma, con 3 defensas centrales, 4 mediocampistas, 2 enganches y 1 delantero.

Zinedine Zidane ha declarado que las rachas no importan y que "son positivas si al final dan títulos", por lo que aplicó terapia y mandó al terreno de juego también a una alineación alternativa. El 4-4-2 se mantuvo, pero ahora la portería era defendida por Casilla, la defensa incluía a Marcelo, Sergio Ramos, Nacho y Danilo, la media cancha tenía a Asencio, Kroos, Casemiro y Lucas Vázquez y la delantera a Mariano y Morata.

El Sevilla planteó el partido de forma audaz y se lanzó al frente sin ataduras, copando el medio campo y empujando con fuerza hacia el área enemiga. La media cancha de los visitantes se vio rebasada y el partido se jugó a una gran velocidad, justo lo que buscaba Sampaoli. Los centros hacia el corazón del área madridista se fueron sucediendo y era claro que Casilla no tendría un día tranquilo. Antes que se cumpliera el primer minuto de juego ya había recibido un primer aviso.

El Madrid sabe replegarse y aguantó las embestidas con un doble muro formado por zagueros y mediocampistas, intentando capear el temporal pero al 9', Danilo quiso cortar un largo centro que venía desde la banda derecha y, lamentablemente para su causa, introdujo el esférico en su propia meta para el 1-0 que encendía la mecha y enloquecía al de por sí alborotado Sánchez Pizjuan.

Los merengues respondieron rápidamente y adelantaron filas en busca del empate. Mariano peleó con fuerza un balón y después de dos rebotes a punto estuvo de anotar pero el esférico se escapó por la línea de meta. El partido se hizo de ida y vuelta, obligando al público a vivir al filo de la butaca ante un ir y venir frenético y jugadas en ambas áreas.

Toni Kroos tomó la manija de la media cancha visitante y comenzó a conectar de buena forma con sus compañeros en el ataque pero no fue sino hasta el 47' cuando Kiko Casilla despejó con los puños en un tiro de esquina y Marco Asencio logró escaparse por la banda izquierda, dejando atrás a los sevillistas que atónitos vieron cómo penetraba hasta meterse al área y superar a David Soria con un disparo rasante que pasó por debajo de su humanidad y se incrustó en su portería pese a haberle golpeado en un pie. Era el 1-1 y parecía el acabose para el Sevilla que, sin embargo, sacó fuerzas y volvió a plantar cara en busca de la remontada.

El Sevilla volvió a irse arriba en el marcador al 53', gracias a un largo centro de Escudero desde la banda izquierda que encontró a Jovetic en el corazón del área y este fusiló a Kiko Casilla para el 2-1.

El partido recibió una inyección de vida y dramatismo. El ir y venir constante a ritmo vertiginoso no cesaba y ambos equipos amenazaban el área enemiga sin medir las consecuencias. Las ocasiones de gol se sucedían en ambas porterías y las emociones abundaban. Por si fuera poco, Iborra se hizo presente en el marcador con el 3-1 al aprovechar un rechace corto de Casilla ante un fuerte centro raso de Nasri al 77'.

El Madrid reaccionó y se acercó en el marcador al 83' gracias a un grave error de Kranevitter que empujó por la espalda a Casemiro para un claro penal que Sergio Ramos convirtió con un toque suave y al centro para el 3-2.

Todo parecía indicar que la racha madridista había llegado a su fin, pero cuando ya corría el 93', Benzema, que no había aparecido desde su entrada al terreno de juego al 76', tomó el esférico, se quitó a 4 enemigos y mandó el balón al fondo de la portería para el 3-3 que rescataba un meritorio empate para el Real Madrid ante el Sevilla y les permitía mantener el invicto y acceder a la siguiente ronda de la Copa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario