jueves, 5 de enero de 2017

Tottenham Hotspur 2-0 Chelsea


El Tottenham Hotspur frenó en seco la racha de invencibilidad del Chelsea y, de paso sea dicho, escaló al tercer puesto de la tabla al alcanzar en 42 puntos a Manchester City pero superándolo por diferencia de goles (25 de los spurs por 19 de los citizens).

El Estadio White Hart Lane, ubicado al norte de Londres, vibró ante un gran encuentro de dos equipos aspirantes al título que cerraron de gran forma la Jornada 20 de la Premier League de Inglaterra.

Mauricio Pochetino mandó al terreno de juego a tres defensas, cuatro medio campistas, dos enganches y un delantero y Antonio Conte respondió con su ya clásico tres, cuatro, tres que tan buenos resultados le ha venido dando, con Diego Costa en el eje del ataque.

El Chelsea saltó al terreno de juego decidido a mantener su racha ganadora y se lanzó sin miramientos sobre la portería local pero la respuesta del Tottenham también fue muy vertical y muy pronto quedó en claro que el partido sería de ida y vuelta. El reloj todavía no llegaba al 5:00 y Hazard desperdició una gran oportunidad al plantarse solo frente al portero gracias a un gran pase de Matic, pero el ariete de los blues mandó su disparo desviado de la portería defendida por Lloris.

Los spurs también pusieron a trabajar a Courtois con disparos y aproximaciones y tanto Eriksen como Kane y Bamidele Alli hicieron su máximo esfuerzo para taladrar a la bien plantada zaga visitante con disparos desde fuera del área y pases filtrados hacia el interior. Por el Chelsea, la combinación Hazard-Costa también mostraba su peligrosidad y amenazaba la meta local.

Cuando ya corrían minutos agregados en el primer tiempo, Eriksen mandó un centro preciso al corazón del área donde apareció Bamidele Alli para cabecear y mandar el esférico pegado al poste, superando la estirada de Courtois para poner el marcador 1-0.

En cuanto el árbitro reanudó las acciones en la segunda parte, los blues se lanzaron al ataque y Diego Costa probó de nueva cuenta a Lloris quien con una gran estirada rechazó el potente disparo del brasileño nacionalizado español para evitar la caída de su marco. Las jugadas de peligro se sucedían en el área del Tottenham pero el gol se negaba a caer. En parte por imprecisiones en el último toque, en parte por buenas intervenciones de la defensa y, por supuesto, también en parte por las excelentes intervenciones de Lloris cuya figura se agigantaba en la portería de los spurs, salvaguardando su meta.

Cuando mejor jugaba el Chelsea, sobrevino la respuesta de los spurs. Corría el 54' cuando Eriksen tomó un balón por la banda derecha y otra vez mandó un centro al área, aunque en esta ocasión fue hacia el área chica y al segundo poste, donde volvió a aparecer Bamidele Dele Alli para cabecear y mandar el esférico a las redes para el 2-0.

El Chelsea no se amilanó y muy pronto superó el terrible golpe que significó el segundo tanto, volviendo a lanzar poderosas ofensivas que obligaban a la línea defensiva de los spurs a multiplicarse y emplearse a fondo para mantener su meta intacta.

El Tottenham supo aplicarse y con un excelente orden táctico logró contener los embates del todavía líder de la Premier League para asegurar una importante victoria que los mantiene en zona de Champions y los mete nuevamente en la pelea por el título aunque los blues todavía tienen 5 puntos de ventaja sobre el segundo puesto, Liverpool, lo cual les da un cierto margen de maniobra.

No hay comentarios:

Publicar un comentario