sábado, 21 de enero de 2017

Veracruz 1-0 Atlas


Los Tiburones Rojos de Veracruz obtuvieron una importante victoria por la mínima diferencia sobre el Atlas en el Luis Pirata Fuente que les permite llegar a 6 puntos en el Clausura 2017 y a 102 en la tabla de cocientes en la que ahora contabilizan 1.1591.

El triunfo era vital para los escualos que ya habían ganado en su presentación en el Luis Pirata Fuente y cuentan con el apoyo de su gente para salir adelante y lograr la permanencia en la Primera División.

Veracruz, a sabiendas de la importancia del partido, planteó el encuentro a la ofensiva per osin arriesgar atrás. El Maestro Reinoso sabe perfectamente que cualquier esfuerzo al ataque debe de estar respaldado por una sólida defensa y ha ajustado tuercas para que su equipo emplee una dinámica muy fuerte y, al mismo tiempo, cierre los espacios en su zona baja, presionando al contrario en cuanto pase los tres cuartos del campo.

Carlos Reinoso es un técnico al que le gusta trabajar mucho la táctica fija y los rojinegros cometieron una imprudente falta por la banda derecha y a la altura del área, algo que aprovechó cabalmente el Veracruz para marcar la que, a la postre, resultó la única anotación del partido. Ángel Reyna sirvió desde la banda izquierda del conjunto jarocho y encontró a primer palo a Leobardo López quien, con un soberbio cabezazo, mandó el balón a la base del poste derecho de la portería defendida por Oscar Ustari quien simplemente vio como se introducía el esférico en su meta luego de besar la base del poste ante la algarabía de los fanáticos que, para variar, atiborraron las gradas del mítico estadio del puerto jarocho.

Atlas no bajó los brazos y de inmediato comenzó a empujar hacia el frente pero Veracruz se supo plantar bien atrás para cerrarle los espacios, buscando finiquitar el encuentro a contragolpes.

El Profe Cruz buscó reforzar su media cancha para la segunda parte, pero no se atrevió a quitar a un defensa y prescindió de Fidel Martínez para darle cabida a Clifford Aboagye pero los escualos no cedieron. Los rojinegros podían avanzar cómodamente hasta tres cuartos de cancha pero a partir de ahí eran sometidos a una intensa presión que les dificultaba el tránsito y les impedía la profundidad necesaria para generar verdaderas opciones de peligro aunque de vez en cuando los visitantes sí lograron poner a trabajar a Edgar Melitón Hernández.

El partido fue intenso y muy disputado de principio a fin pero el marcador ya no se movió más y los escualos lograron conquistar su segunda victoria del torneo, ambas en el Luis Pirata Fuente, y alejarse aunque sea momentáneamente de los sotaneros en su lucha por la permanencia en el máximo circuito del futbol mexicano.

No hay comentarios:

Publicar un comentario