domingo, 29 de enero de 2017

América 1-0 Veracruz


Las Águilas del América sufrieron pero lograron alzarse con una victoria por la mínima diferencia sobre el Veracruz que dominó gran parte del partido pero no supo plasmar su dominio en el marcador y terminó siendo víctima de un contragolpe en el Estadio Azteca ante una pobre entrada.

Fiel a su costumbre, Ricardo La Volpe, ha instalado un 5-3-2 que encuentra en la movilidad y capacidad contragolpeadora de William, Renato Ibarra y ahora también Cecilio Domínguez a sus mejores armas. Carlos Reinoso optó por un 4-2-2-2 con Felipe Flores y Eduardo Herrera en el eje del ataque y Egidio Arévalo y Ángel Reyna moviéndose con libertad por los costados y funcionando como enlace entre la media cancha y la delantera.

El partido inició con un dominio leve de la escuadra del puerto jarocho que tenía más tiempo el balón pero que carecía de profundidad para inquietar a Agustín Marchesin, cancerbero de las Águilas. Pese a eso, la primera aproximación de gol fue precisamente de los azulcremas. Corría el 19' cuando en un contragolpe, Oribe combinó con Darwin Quintero y este intentó bombear el balón por encima de Edgar Melitón Hernández pero este rechazó atinadamente el balón para impedir el gol aunque para su mala fortuna el esférico cayó a los pies de Oribe que, sin embargo, lo mandó por encima de la portería de los escualos.

Los Tiburones Rojos no soltaron el control del partido y mantuvieron ocupada a la defensiva azulcrema con aproximaciones por ambas bandas y centros a gol en jugadas a balón parado obligando a Marchesin a intervenir en más de una ocasión para mantener su puerta en ceros. Ángel Reyna generó una gran aproximación al tomar el balón por la derecha y correrse en una diagonal hacia el centro para mandar un inmejorable pase a Flores que centró para Herrera pero el ariete mandó su disparo a un costado cuando parecía tener el arco americanista desguarnecido y a su merced. La fortuna jugó a favor del América ya que Marchesin fue tomado desprevenido y mal parado.

Reyna también puso a temblar a los americanistas con un excelente cobro de un tiro libre al 34' pero, lamentablemente para su causa, su disparo salió desviado por unos centímetros y abandonó el terreno por la línea de meta. La respuesta de los locales se dio al 36' con una excelente combinación de Darwin con Oribe y Renato Ibarra que fue muy bien rechazada por Melitón que impidió de nueva cuenta la caída de su marco al rebotar el disparo de Renato Ibarra que llevaba etiqueta de gol. Al 44', en un tiro de esquina, las Águilas mandaron un nuevo aviso pero el balón, de nueva cuenta, se negó a entrar a la portería visitante y salió rechazado por la línea de meta.

Para la segunda parte, el guion no cambió mucho y el Veracruz mantuvo el dominio territorial, controlando más tiempo el esférico y marcando los tiempos, con Reyna como el principal motor de la ofensiva y obligando a Marchesin a intervenir continuamente.

En un grave error defensivo del Veracruz, Cecilio Domínguez tuvo su primera aparición importante al robar un esférico en la media cancha y escaparse caracoleando hasta los linderos del área para mandar un disparo que se escurrió por encima de la portería visitante cuando ya tenía libre a un compañero a su costado.

El América comenzó a atacar con más peligro pero siempre basado en contragolpes o jugadas a balón parado ya que los escualos no le prestaban mucho tiempo el esférico y cuando corría el 60', Edson Álvarez mandó un largo pase desde los linderos del área americanista para Renato Ibarra que se encontraba en la media cancha y, con gran inteligencia, se apoyó en Oribe que, rápidamente, le devolvió la pared a Ibarra y este se escapó por la banda derecha y mandó un excelente servicio para Cecilio Domínguez quien se lanzó al frente para conectar con la cabeza en una vistosa palomita y anotar el que, a la postre, sería el único gol del partido. Fue sin duda, una bella jugada de futbol, un contragolpe rápido, certero y mortífero en el que únicamente 4 jugadores azulcremas tocaron el balón y avanzaron desde las afueras de su área hasta el gol.

Al verse en desventaja, Reinoso mandó a su equipo al frente en busca del empate, por lo que las Águilas se replegaron y buscaron finiquitar el encuentro a contragolpes y a punto estuvieron de conseguirlo al 64' cuando en una vertiginosa escapada, Silvio Romero, que había ingresado al terreno de juego en sustitución de Carlos Darwin Quintero al 56', encaró a Melitón en un mano a mano y éste obstruyó su avance pero el silbante consideró que no había falta y dejó correr la jugada privando a los americanistas de lo que pudo ser una amonestación y un tiro libre en zona muy peligrosa.

Los escualos no lo pensaron dos veces y mantuvieron el acoso sobre el marco americanista obligando cada vez más a Marchesin a emplearse a fondo para impedir el empate y forzando una y otra vez jugadas muy peligrosas en el área americanista. La Volpe aguantó hasta el 79' y optó por reforzar la defensa sacando a Oribe Peralta y Alex Ibarra para ingresar a José Guerrero y Javier Güemez para defender a ultranza y encomendarse a un posible contragolpe, con lo que los Tiburones Rojos tuvieron todavía más confianza para sumar más gente en el ataque y mantener el bombardeo de centros sobre el área azulcrema, obligando a la defensa a multiplicarse ante el exceso de trabajo.

Cuando corría el 73', en un tiro de esquina desde la banda derecha, Reyna sirvió un excelente centro al área y el cabezazo pegó en la base del poste derecho de la portería de Marchesin antes de abandonar el terreno de juego por la línea de meta. Reyna servía centros al área desde ambas bandas, tanto en jugadas a balón parado como en movimiento pero lamentablemente para la causa del equipo jarocho, los remates no atinaban a entrar a la portería americanista y e tiempo transcurría inexorablemente.

El América defendía con 8 pero dejaba a 2, Silvio Romero y Cecilio Domínguez, listos para catalizar cualquier posibilidad de contragolpe, con lo que logró inquietar a Melitón en los instantes finales en los que, en más de una ocasión, tanto Reinoso como La Volpe ingresaron al terreno de juego en su desesperación por dar indicaciones a sus jugadores.

El América llegó de esta forma a 3 puntos y abandonó el sótano de la tabla de puntuación para ubicarse momentáneamente en el 16o puesto mientras que los Tiburones Rojos, que se quedaron en 6 unidades, se ubican por el momento en el 8o lugar y seguirán sufriendo puesto que superan únicamente por 3 puntos a Monarcas Morelia en la tabla de cocientes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario