domingo, 28 de agosto de 2016

América 0-3 Guadalajara

Las Chivas Rayadas de Guadalajara evidenciaron de nueva cuenta las carencias del América de Ambriz para derrotar a las Águilas de fea forma con un contundente 3 goles contra 0 en el Estadio Azteca.
El América se formó con un extraño e ineficiente 4-2-2-2 que fue fácilmente copado por el 4-2-3-1 de las Chivas. En el inicio del partido ambos buscaron la portería contraria con la intención de mostrar sus armas, por lo que se dieron varias escaramuzas en ambas áreas pero sin llegar a exigir demasiado esfuerzo a los arqueros.
El América tenía más tiempo el balón pero las Chivas se veían con más movilidad e idea y en una rápida incursión por la banda izquierda de Javier López que aprovechó que la defensiva americanista lo quiso dejar en fuera de lugar y se coló hasta la línea de fondo para cerrar hacia el centro y mandar un pase raso hacia Isaac Brizuela quien se adelantó con facilidad a su marcador para simplemente empujar el balón hacia el fondo de la portería americanista y marcar el 0-1 al 19'.
El América intentó reaccionar y empujó hacia el frente pero sus embates eran bien rechazados por una atenta y bien plantada zaga visitante que mostró serenidad y oficio. Los americanistas mostraron muchas ganas pero muy poco juego de conjunto y desperdiciaron muchas oportunidades con jugadas personales, mostrando una clara falta de acompañamiento. La férrea marcación contra Silvio Romero lo fue aislando y en determinado momento, le obligó a salirse de la punta para buscar balones fuera de su zona más peligrosa.
El Rebaño vio la desesperación en la que iba cayendo el América y la aprovechó para contragolpear con grandes dosis de peligro y en el 31' Isaac Brizuela tomó el esférico en su propio campo para lanzar un excelente pase a Zaldívar quien de taquito habilitó a Javier López para que este, con gran visión y sentido de la oportunidad, filtrara un excelente balón para Brizuela que jamás abandonó la jugada y se escapó por la derecha, controló, enfrentó a Moisés Muñoz y lo venció con un disparo raso al primer poste para anotar el 0-2.
El segundo tanto cayó como un balde de agua fría sobre los americanistas que si bien retomaron el control del esférico, ya habían perdido el empuje y mostraban cada vez más dudas, por lo que Ignacio Ambriz optó por sacar a Darwin Quintero y Renato Ibarra para darle cabida a William y Michael Arroyo pero de poco sirvieron los cambios ya que el accionar americanista no mejoró y la tendencia al individualismo de Arroyo se hizo evidente desde el primer balón que tocó.
El tiempo fue transcurriendo y las entradas fuertes se fueron sucediendo por lo que el árbitro comenzó a recetar cualquier cantidad de tarjetas amarillas para controlar el encuentro que por momentos parecía salírsele de las manos. El América empujaba con fuerza pero sin idea ni profundidad y las Chivas esperaban la oportunidad para contragolpear y finiquitar el encuentro, cosa que se les dio al 84' cuando Carlos Peña, que había ingresado al terreno de juego al 71' en sustitución de Javier López, tomó un balón en su propio campo y mandó un largo pase al extremo derecho por donde se escapó con facilidad Isaac Brizuela que llegó hasta la línea de fondo, controló y mandó un gran pase a segundo poste para la aparición de Carlos Peña quien, de cabeza, empujó de nueva cuenta el esférico hasta el fondo de la portería americanista para marcar el lapidario 0-3 y sepultar cualquier posibilidad de rebelión azulcrema.

Los minutos finales transcurrieron entre patadas y desesperación del América que fue perdiendo la cabeza ante la impotencia de no poder penetrar el bien planteado muro defensivo presentado por el chiverío y si bien todavía se dio un peligroso contragolpe del Rebaño, ya no cayeron más goles y el marcador no se movió más.

No hay comentarios:

Publicar un comentario