domingo, 14 de agosto de 2016

América 1-1 Monarcas Morelia


Las Águilas del América y Monarcas Morelia firmaron un empate a 1 gol por bando en el Estadio Azteca en un partido con emociones por ambos bandos y en el que la victoria osciló a favor de ambos equipos pero caprichosamente se les negó de igual forma.

Ignacio Ambriz ha tenido la asignatura pendiente desde su llegada al nido de Coapa. Las Águilas sufren para ganar en el Azteca y ayer no fue la excepción pese a que parecían controlar el encuentro, estaban arriba en el marcador y generaban opciones de gol, de tanto perdonar, se les escapó la víctima que reaccionó, empató y a punto estuvo de darle la vuelta al marcador.

Monarcas mandó el primer aviso sobre la portería americanista que volvió a ser custodiada por Moisés Muñoz, quien, por cierto, tuvo una gran actuación y salvó en la recta final del partido a su equipo de lo que hubiera sido una dolorosa derrota en casa. Moisés tuvo que emplearse a fondo para mandar a tiro de esquina el peligroso cabezazo de Jefferson Cuero en la primera mitad pero luego de eso no volvió a tener acción ya que los azulcremas, que ahora juegan con un amarillo destintado que termina convirtiéndose en blanco, se fueron acomodando mejor en el terreno de juego y cerraron todos los caminos hacia su puerta, controlando mejor el esférico y lanzando contragolpes cada vez que robaba un balón.

El partido fue de un ir y venir constante aunque los capitalinos mostraban mejor claridad al frente que los michoacanos y sus ofensivas se veían más punzantes. Las cosas no cambiaron mucho para la segunda parte, con el América bien plantado atrás y contragolpeando a gran velocidad, comandados principalmente por Darwin Quintero quien, en un contragolpe al 60', sirvió un largo centro para Rubens Sambueza quien cabeceó de buena forma para anotar el 1-0.

El gol en contra obligó a los michoacanos a lanzarse al frente en busca del empate y esto fue bien aprovechado por los americanistas para esperarlos con una defensa bien ordenada y contragolpearlos una y otra vez. Las Águilas generaron en ese lapso varias excelentes opciones de gol, siempre por la vía del contragolpe, pero lamentablemente para su causa, en ninguna de ellas pudieron ampliar el marcador. Darwin Quintero fabricó con su gran habilidad un par de inmejorables opciones pero él mismo se encargó de fallarlas y sin quererlo, perdonó.

Cuando corría el 79', y después de un par de jugadas claras en las que Darwin Quintero estuvo a centímetros de anotar el 2-0, Jorge Zárate, que acababa de entrar al terreno de juego, puso el 1-1 que cayó como un balde de agua fría para los americanistas que no lo podían creer.

El gol golpeó al América y motivó a Monarcas, por lo que el partido dio la vuelta y ahora los michoacanos comenzaron a mandar en el terreno de juego y de nuevo pusieron a trabajar a Moisés Muñoz que tuvo que emplearse a fondo para evitar la derrota de su equipo que se vio superado ampliamente en los minutos finales del partido y terminó el encuentro pidiéndole la hora al árbitro pero para su buena fortuna, Moisés se erigió como un héroe y ninguno de los sustos se convirtió en gol, prevaleciendo el 1-1 hasta el final.

No hay comentarios:

Publicar un comentario