martes, 15 de septiembre de 2015

Nuevos aires


Jorge Vergara, dueño de las Chivas de Guadalajara, jamás se ha caracterizado por su paciencia ni por su respeto al organigrama o a las jerarquías. Desde la adquisición de la franquicia del Guadalajara, su gestión se ha visto envuelta en un sinfín de cambios, movimientos, golpes de timón y nuevos ciclos.

En octubre de 2014 se anunció con bombo y platillo que José Manuel de la Torre tomaría el timón del Rebaño Sagrado. Su hermano, Néstor, era el presidente deportivo y ambos gestaron un proyecto que tenía como primer objetivo salvar al equipo rojiblanco del descenso. Ambos fueron directos y se hicieron cargo del equipo con todas sus limitaciones y le dieron un giro, sacándolo del fondo de la tabla porcentual y metiendo a Chivas a la pelea por la Liguilla.

Al comienzo del Apertura 2015 se anunciaron varios movimientos de jugadores en Chivas. Salían algunos pesos pesados del vestidor. Gente con nómina muy alta que no había rendido lo esperado y se apostaba por gente joven, una nueva camada de jugadores surgidos de las fuerzas básicas, con plena identificación con el equipo y su afición pero faltos de experiencia en primera división.

Sin duda alguna, en el plantel actual abunda gente de calidad ya que incluso 9 jóvenes forman parte de la Selección Olímpica de México y Chivas negocia para no tener que prestar a tanta gente en un momento tan crítico para ellos. Los de la Torre debieron informar a Jorge Vergara que adelgazar la nómina en estos momentos y apostar por jóvenes incluía ciertos riesgos y que la pelea por la supervivencia volvería a ser encarnizada en estos dos torneos.

Cómo ha sucedido con anterioridad, Jorge Vergara había prometido mantenerse al margen de la situación, dejando que recayeran todas las decisiones deportivas en Néstor de la Torre. Sin embargo, y según ha trascendido por la prensa, hace algunas semanas, José Luis Higueras convenció a Jorge Vergara sobre la conveniencia de dar un golpe de timón y separar de su cargo a José Manuel de la Torre. Higueras es director general del Grupo Omnilife - Chivas y presidente de las Coras de Tepic.

Si bien el señor Higueras no debería meterse en asuntos deportivos, decidió saltarse las formas, ir directamente con Vergara y traer al reemplazo: Matías Almeyda, un técnico argentino que ya tiene experiencia con River Plate y Banfield, equipos a los que logró coronar en la Segunda División de Argentina y ascenderlos a la Primera División. Lamentablemente para Almeyda, no pudo mantenerse en el puesto ya con los equipos en Primera División y fue echado de River con pobres resultados mientras que de Banfield renunció.

Estos nuevos aires en Chivas vuelven a darle un giro a la institución. Una institución que ha gastado millones de dólares en estos cambios y que vive en la zozobra con múltiples demandas porque también se caracteriza por incumplimientos y desacuerdos que terminan siendo ventilados en múltiples juzgados.

Omnilife ha hecho pública la separación de los hermanos de la torre de sus cargos con escuetos comunicados de prensa. Los nuevos aires han vuelto a soplar en Chivas y han tomado por sorpresa a propios y extraños. Nadie duda de la capacidad de la gente que conforma la actual plantilla y sin duda alguna irán mejorando conforme vayan cuajando en la Primera División. Sin embargo, tomando en cuenta el total desconocimiento de Almeyda sobre el futbol mexicano y Chivas, la apuesta podría resultar muy arriesgada pero sin duda alguna es el tipo de riesgos que le gusta correr a Jorge Vergara.

No hay comentarios:

Publicar un comentario