viernes, 17 de junio de 2016

Alemania 0-0 Polonia


Alemania es el gran favorito para llevarse el Grupo C de la Euro 2016 y hasta el momento está haciendo válido el pronóstico al encabezar dicho grupo con 4 puntos después de 2 partidos, empatado con Polonia pero arriba de esta por diferencia de goles. Los germanos saben que la tarea no será fácil ya que les tocaron equipos cuyos estilos se les indigestan y uno de estos cuadros es sin duda Polonia.

Los polacos lograron frenar y neutralizar a la feroz ofensiva teutona y contraatacó cada vez que se le presentó la oportunidad, generando un duro encuentro, muy trabado por momentos y con escasas oportunidades reales de peligro en ambos marcos.

Adam Nawalka, director técnico de Polonia, no se anduvo por las ramas y preparó un doble muro defensivo con 8 jugadores que se plantaban a las afueras de su área y dos arriba, Lewandowski y Milik, esperando un balonazo para contragolpear. Los germanos aceptaron la apuesta, controlaron el balón y buscaron con todos sus medios, superar el muro defensivo pero no encontraron la forma de lograrlo y sus ataques fueron muriendo uno a uno sin lograr generar verdadera sensación de peligro. De nada servía un 63% de posesión del balón si no lograban poner uno en los pies de algún delantero que realmente pudiera anotar un tanto y cada vez que Götze, Özil, Müller o Draxler lograban hacerse del esférico, eran rápidamente acosados por los defensas polacos que complicaban cualquier avance y cerraban todos los espacios en cuanto se acercaban al área.

Alemania buscó jugadas en corto, paredes, sorprender con pases largos y cambios de juego pero todo fue inútil, la bien plantada defensiva de Polonia cortaba los avances y frenaba cualquier posibilidad de daño sin permitir siquiera que Fabianski, su arquero, tuviera que emplearse a fondo. Los germanos podían acarrear el balón a gusto incluso en campo polaco, pero en cuanto intentaban pasar de tres cuartos de cancha, los espacios desaparecían y cualquier intento se diluía entre un mar de piernas, haciendo muy complicado el tránsito y evitando que los teutones encontraran la profundidad requerida para hacer daño.

Para colmo de males, los polacos tuvieron una oportunidad para abrir el marcador pero Milik no pudo convertirla en gol. Alemania sintió en pinchazo y de inmediato arreció las embestidas pero no encontraba caminos principalmente por falta de creatividad. Löw optó por meter a Schurrle en sustitución de Götze al 66' y a Gómez por Draxler al 72', variando el parado del equipo y buscando ahora sí con un centro delantero natural, aprovechar alguna oportunidad en el área pero ni así lograban hacer daño, aunque hay que reconocer que a partir de la entrada de Mario Gómez, el equipo se vio más peligroso.

Los minutos fueron transcurriendo y alemanes y polacos terminaron pactando un empate a 0 que les permite mantenerse empatados en la cima del Grupo C y les acerca un poco más a la clasificación.

No hay comentarios:

Publicar un comentario