sábado, 11 de junio de 2016

Argentina 5-0 Panamá


La Selección Nacional de Argentina doblegó 5 tantos contra 0 a su similar de Panamá en un partido correspondiente al Grupo D celebrado en el Soldier Field. La victoria clasifica matemáticamente a Argentina en un partido mucho más complicado de lo que el marcador final podría sugerir.

Argentina tomó el control del balón desde el inicio. La estrategia panameña parecía simple, replegarse atrás, aguantar los embates de los pamperos y contragolpear en cada oportunidad posible. En ese sentido, Hernán Darío Gómez, técnico de la selección canalera, no guardó secretos ni quiso hacer despistes y el experimentado técnico apostó por la dureza y reciedumbre de su equipo aunque no contaba que en el pecado llevaría la penitencia. La formación de los canaleros no dejaba ninguna duda: 4 defensas, 5 medios y 1 delantero, el experimentado Blas Pérez, que también tenía que bajar para ayudar a sus compañeros a recuperar balones.

Cuando apenas corría el 6' y Argentina buscaba encarrilarse por la banda izquierda con el siempre punzante Di María, Blas Pérez bajó para intentar frenar el avance y cortar la jugada, pero en su desesperación, cometió una falta innecesaria al pasarle por encima al delantero de la albiceleste y el árbitro salvadoreño, Joel Aguilar, marcó la falta y amonestó al centro delantero de Panamá, dejando en claro que si bien la cuarteta arbitral era de El Salvador, el arbitraje no sería al estilo CONCACAF y no se permitirían esos golpes a destiempo que tanto se acostumbran en el área. Di María sirvió un centro al área y Otamendi apareció a segundo poste para cabecear a gol y marcar el 1-0.

Pese a verse abajo en el marcador, Panamá no cambió la estrategia, se mantuvo bien parado atrás, esperando a la albiceleste y buscando contragolpear en cada oportunidad. Argentina buscó meterle colmillo y trató de exagerar cada falta recibida pero al árbitro no le tembló la mano para sacar tarjetas a diestra y siniestra, dejando en claro que no permitiría que el partido se le fuera de las manos pese a los reclamos de los jugadores de ambos bandos.

El tiempo transcurría y Argentina no encontraba resquicios para generar verdaderas jugadas de peligro, Baloy y compañía habían establecido un doble muro defensivo que parecía impenetrable y los pamperos sufrían para superarlo. Cuando transcurría el 31', Anibal Godoy, en una acción por demás desafortunada, se llevó la segunda tarjeta de amonestación luego de darle un manotazo en la cara a un argentino en una jugada intrascendente en el medio campo. Ahora Panamá tendría que remar contra la corriente estando abajo en el marcador y con un hombre menos, parecía el escenario perfecto para la velocidad de Di María que era por mucho el que más se mostraba pero lamentablemente para el habilidoso extremo, tuvo que abandonar la cancha con una nueva lesión al 40' y fue sustituido por Erik Lamela.

Argentina controlaba el balón y el ritmo de juego pero no generaba peligro. Sus aproximaciones no lograban romper el doble muro defensivo bien planteado por el conjunto canalero. Ni siquiera las instrucciones del medio tiempo fueron suficientes para que sucediera algo que hiciera cambiar el guion o inclinara la balanza y los contragolpes de Panamá se iban dando, aunque esporádicos, pero con cierta dosis de peligro.

Martino había tenido a Messi guardado para cuidarlo pero ante la impotencia de su equipo hacia el frente no pudo esperar más y le hizo ingresar al terreno de juego al 61' en sustitución de Augusto Fernández. La Pulga se fue a insertar como enganche, dejando la tarea de la recuperación y el desgaste en Mascherano y Banega y tratando de conectarse con Higuaín, Gaitán y Lamela.

Cuando corría el 67', un grave error defensivo fue muy bien aprovechado por Messi para marcar el 2-0. Roderik Miller, que había dado un gran partido, controló un balón en los linderos del área panameña y golpeó el esférico con fuerza para despejar pero para su mala fortuna lo estrelló en la cara de Higuaín y el rebote salió directo a los pies de Messi que no desaprovechó la oportunidad para controlar, girar y marcar el gol.

De nueva cuenta, la imprudencia de una falta innecesaria le salió muy cara a Panamá y rompió definitivamente el equilibrio. La falta fue ahora sobre Messi que trataba de controlar un balón de espaldas a la portería panameña y fue golpeado por abajo y arañado en el cuello en la misma jugada, ante lo cual el árbitro decretó un tiro libre directo que por supuesto cobró Messi y lo convirtió en gol con un toque suave y magníficamente colocado muy cerca de la horquilla. Corría el 77' y el marcador ya estaba 2-0 a favor de los argentinos.

Ya con Panamá bastante desdibujada y corriendo el 86', Ever Banega mandó un pase raso y al centro para Messi que recibió, se quitó a un enemigo y disparó al arco para marcar el 4-0. Unos minutos después, al 89', La Pulga tomó el esférico cerca de la media cancha y mandó un largo pase al área donde Rojo retrasó con la cabeza para Sergio Agüero que, estando solo y sin marca en el área chica, empujó al fondo de la portería canalera para marcar el 5-0 definitivo.

En 30 minutos, Messi había logrado un hat trick y una asistencia para gol, resolviendo un partido que parecía trabado y dándole a Argentina la clasificación.

No hay comentarios:

Publicar un comentario