martes, 28 de junio de 2016

Italia 2-0 España


Italia cobró venganza de las derrotas sufridas en 2008 y 2012 y se impuso por 2 goles contra 0 a España a la que superó colectivamente, sobre todo en el primer tiempo en el que lograron irse arriba en el marcador y no ampliaron la ventaja principalmente por la gran actuación de De Gea que se empleó a fondo para mantener a su equipo en la pelea.

Vicente del Bosque mandó al terreno de juego a su cuadro de lujo, con De Gea en la portería, Ramos y Piqué en la defensa central, Alba y Juanfran en las laterales, Busquets en la media central, Iniesta y Cesc por las bandas y adelante con Nolito, Morata y Silva, tal vez pensando en que Italia les esperaría atrás pero jamás se imaginó que Antonio Conte mandaría a su equipo hacia el frente y presionaría a La Roja desde la salida. Los italianos salieron al campo con una formación muy ambiciosa que incluía tres defensas centrales acostumbrados a rifársela en el mano a mano y que también aportaban a la hora de atacar, Barzagli, Bonucci y Chiellini formaron un bloque duro de romper con Parolo, De Rossi y Giaccherini en la media cancha, conteniendo los embates españoles, recuperando balones y permitiendo que Florenzi y De Sciglio tuvieran más aporte ofensivo y nutrieran a Pelle y Eder en el frente.

Como es su costumbre, Italia mostró el carácter desde el inicio pero en esta ocasión, mostró una vocación ofensiva que desconcertó a los españoles. España necesita dominar el balón para imponer su estilo pero en esta ocasión se encontró a un rival decidido a impedirles precisamente eso y tuvo que luchar ante los italianos para transitar rumbo al ataque.

Cuando corría el 33', Eder mandó un fuerte disparo raso en un tiro libre desde afuera del área y De Gea logró rechazarlo pero para su mala fortuna, Giaccherini alcanzó el esférico antes que el defensa español y lo cedió para Chiellini quien, como tromba, llegaba justo a la cita para anotar el 1-0.

España intentó nivelar el encuentro empujando hacia el frente pero las respuestas italianas enmudecían al estadio e incluso pudieron ampliar la ventaja pero una gran reacción de De Gea a disparo de Giaccherini impidió que se moviera nuevamente el marcador. La presión constante de los italianos hizo que España perdiera muchos balones en el medio campo y generó excelentes oportunidades para la azzurra que logró por buenos lapsos de tiempo acorralar a los ibéricos, algo a lo que no están muy acostumbrados.

Para la segunda parte, del Bosque mandó a Aritz Aduriz en sustitución de Nolito y España mejoró considerablemente aunque en un contragolpe, De Gea tuvo nuevamente que emplearse a fondo para evitar el segundo tanto de los italianos. En esta ocasión, Eder perdió el mano a mano con el arquero español.

La nueva actitud de La Roja fue de inmediato detectada por los azzurri que retrocedieron para plantarse en su propio campo, esperaron ahora sí a sus rivales y buscaron gestionar los contragolpes para liquidar el encuentro. España volvía por sus fueros y de la mano de Iniesta y compañía se supo reorganizar para pelear por la defensa de su corona aunque enfrente tenía a un equipo bien disciplinado, con oficio y concentrado en su trabajo.

El acoso español comenzó a rendir frutos y Buffon que fue un espectador de lujo en la primera parte, comenzó a intervenir para mantener su portería sin mácula. Al 70', Lucas Vázquez entró en sustitución de Morata para una nueva reorganización de España que a partir de ese momento se quedó sin centro delantero, con Aduriz, Vázquez y Silva adelante pero sin la referencia de un hombre punta. Para colmo de males, Aduriz tuvo que abandonar el campo debido a una lesión y su lugar fue tomado por Pedro quien tiene aún más tendencia hacia el extremo.

Piqué abandonó la defensa y se trasladó hacia el frente haciendo en ocasiones de centro delantero. No había más, España estaba obligada a arriesgar, quemar todas las naves y salir con todo en busca del empate pero Italia plantó un doble muro defensivo muy difícil de burlar y, todavía atrás tenía al enorme arquero que es Buffon, sin duda, un hueso duro de roer para España que, pese a todo, puso su mejor empeño y encaró con fiereza a su rival.

Cuando ya corría el 91', Italia cuajó por fin un contragolpe mortal y selló su pase a cuartos de final. Insigne tomó el balón por la banda izquierda y mandó un largo cambio de juego para Matteo Darmian quien controló, entró al área española y cedió para Pelle que entraba por el centro y simplemente tuvo que empujar el esférico para marcar el 2-0.

España cayó con las botas puestas. Italia logró la ansiada clasificación y se ha citado con Alemania en cuartos de final el próximo sábado 2 de julio. Sin duda, un encuentro que atraerá todas las miradas

No hay comentarios:

Publicar un comentario