jueves, 2 de junio de 2016

México 1-0 Chile


La Selección Nacional de México sufrió durante gran parte del partido pero logró alzarse con la victoria gracias a un cabezazo de Javier Chicharito Hernández en la recta final del mismo y terminó derrotando a su similar de Chile por 1 tanto contra 0 en el Qualcomm Stadium de San Diego, California, Estados Unidos.

Juan Carlos Osorio, el técnico del conjunto tricolor, optó por una alineación inédita con Talavera en la portería, Yasser Corona y Néstor Araujo en la defensa central, así como Miguel Layún y Paul Aguilar en los laterales. La formación fue 4-4-2 pero varios jugadores arrancaron fuera de sus posiciones originales y el equipo no se vio nada bien en el inicio del partido. En la media cancha salieron Héctor Herrera y Diego Reyes con Raúl Jiménez y Jorge Torres Nilo en las bandas y adelante estuvieron Oribe Peralta y Jesús Tecatito Corona.

Chile, que si bien aún no encuentra su mejor forma bajo las órdenes de Pizzi, tomó con total seriedad el compromiso, saltó al terreno de juego con sus mejores hombres y, sobre todo, con una ambición enorme para morder en todos los rincones del campo.

Los andinos comenzaron presionando desde muy adelante al conjunto mexicano y si bien tararon 25 minutos en mandar el primer aviso serio con un remate que se estrelló en el poste de la portería defendida por Talavera, poseían el balón y controlaban el partido. El Tri sufrió con la fuerte presión de los chilenos que rápidamente recuperaban el balón o forzaban a los mexicanos a salir con largos trazos para evitar perderlo en su propio campo.

La Roja dominaba con claridad y constantemente imprimía velocidad en sus jugadas pero fallaba mucho en el último tramo y no supo traducir su dominio en goles ante una selección mexicana que lucía desarticulada y más preocupada en bajarle el ritmo al partido que en responder a los ataques chilenos. Si bien los mediocampistas del conjunto tricolor no fueron capaces de armar jugadas ofensivas de consideración en el área enemiga, poco a poco fueron logrando neutralizar a la ofensiva del equipo andino y se las ingeniaron para sobrellevar el primer tiempo sin admitir goles.

Para la segunda parte comenzaron los ajustes por parte de Osorio y poco a poco fue moviendo sus piezas para colocar a cada jugador en su posición acostumbrada, salvo Layún que pasó del lateral izquierdo al lateral derecho en la segunda parte.

Alexis y Arturo Vidal se cansaron de desbordar e intentaron en repetidas ocasiones horadar la portería mexicana pero no tuvieron suerte y las oportunidades se fueron escapando mientras el reloj seguía su curso y Talavera vigilaba cada disparo aunque nunca tuvo necesidad de emplearse a fondo principalmente porque la mayoría de los disparos de los atacantes sudamericanos salieron desviados de su marco.

El partido fue muy ríspidos y ambos equipos cometieron cualquier cantidad de faltas por lo que el árbitro se vio obligado a entrecortarlo y a sacar varias tarjetas amarillas.

Cuando ya corría el 87', Chucky Lozano, que entró de cambio al 62', desbordó por la banda derecha, frenó y se apoyó con Layún, que cambió de banda para la segunda parte, y este mandó un magnífico centro pasado a segundo poste donde saltaba solo Javier Hernández, que tenía apenas unos minutos en el terreno de juego, para cabecear y mandar la pelota muy cerca de la horquilla y anotar de esa forma el único gol del partido ante la algarabía de los aficionados que llenaron el estadio en San Diego y apoyaron en todo momento al tricolor.

México cerró filas y ya no permitió más aproximaciones de Chile, salvaguardando de esa forma la victoria y, de paso, el cero en puerta.

No hay comentarios:

Publicar un comentario