miércoles, 8 de junio de 2016

Colombia 2-1 Paraguay


La Selección de Colombia se convirtió en la primera clasificada a cuartos de final de la Copa América Centenario al derrotar por 2 goles contra 1 a su similar de Paraguay en un partido efectuado en el Rose Bowl y correspondiente al Grupo A y luego de que el combinado de Estados Unidos goleara por 4 tantos contra 0 a Costa Rica y reviviera sus esperanzas de clasificar a la siguiente ronda.

José Pekerman utilizó una formación 4-2-3-1 con James Rodríguez como enganche en el centro del campo y liderando las ofensivas colombianas ante un duro y combativo Paraguay en un encuentro en el que hubo cualquier cantidad de faltas e interrupciones.

Colombia, con su buen trato de balón, tomó la iniciativa y adelantó filas desde el silbatazo inicial ante un equipo guaraní que peleaba cada balón con fiereza, mucho músculo pero también mucha menos idea. En una de las primeras incursiones de los cafetaleros sobre el área paraguaya, cuando corría el 12', sobrevino un tiro de esquina ejecutado de gran forma por James Rodríguez desde la banda derecha. El centro del 10 de Colombia hizo una comba y aterrizó en el área justo a la cabeza de Carlos Bacca quien no desaprovechó la oportunidad para anidar el esférico en la portería y marcar el 1-0. El balón se incrustó muy cerca de la horquilla, dejando sin oportunidad a Justo Villar, arquero de Paraguay.

Los guaranís adelantaron filas y con fiereza intentaron nivelar las acciones pero carecieron de profundidad e idea para abrir la cancha y sus mejores aproximaciones se fueron dando principalmente por errores de la defensiva colombiana que cometió demasiadas faltas innecesarias, perdió importantes balones que parecían fácilmente controlables y erró innumerables pases cuando intentaba salir jugando el balón en camino a un contragolpe.

Carlos Bacca peleó con la defensa paraguaya por un largo balón despejado por Colombia y logró robar el esférico a tres cuartos de cancha, habilitó a Edwin Cardona quien se revolvió entre tres defensores y se las arregló para retrasar la de gajos hacia la llegada de James Rodríguez quien con gran clase y categoría se acomodó abriéndose ligeramente a la izquierda y mandó un disparo raso a segundo poste que venció de nueva cuenta a Justo Villar y puso el marcador 2-0.

Paraguay no bajó los brazos y mantuvo la insistencia pero la bien plantada defensiva colombiana parecía tener el partido controlado y las mejores aproximaciones de los rojiblancos se presentaban casi exclusivamente en jugadas a balón parado. Gustavo Gómez obligó a David Ospina, arquero del combinado colombiano, a emplearse a fondo con un cabezazo en un centro derivado de una jugada a balón parado y estuvo a punto de acercar a Paraguay en el marcador pero la gran estirada del arquero cafetalero impidió la anotación.

Cuando ya se corría el tiempo añadido por el árbitro en la primera parte, Darío Lezcano mandó un impresionante disparo desde larga distancia sobre la portería defendida por Ospina pero el esférico se estrelló en el travesaño y salió rebotado.

Ramón Pelado Díaz, director técnico de Paraguay, tomó cartas en el asunto e hizo un par de modificaciones para la segunda parte, haciendo ingresar a Jorge Benítez y Víctor Ayala en busca de darle mayor fluidez y profundidad al juego de Paraguay que salió con todo para la segunda parte pero volvió a enfrentarse a una bien plantada y ordenada Colombia que seguía generando mucho peligro en los contragolpes y bien pudo anotar en una ocasión más pero el árbitro invalidó la acción por un fuera de lugar.

Víctor Ayala, con un soberbio disparo desde larga distancia al 70', logró acercar a Paraguay 2-1 y el partido, que ya parecía hasta cierto punto resuelto por Colombia, volvió a calentarse.

Paulo Da Silva, zaguero de Paraguay, también hizo lo suyo en una jugada a balón parado en la que cabeceó y el balón se coló al fondo de la portería de Ospina pero el árbitro también invalidó la acción por un fuera de lugar del propio Da Silva.

Cuando corría el 81', Oscar Romero controló un balón en la media cancha y en lugar de pasarlo a un compañero decidió enfrentar a dos contrarios y lo perdió. Como su equipo quedó mal parado y podía ser víctima de un contragolpe, Romero le jaló la camiseta al primero y luego se lanzó como tacle sobre el segundo para impedir un daño mayor, por lo que el árbitro le sacó la tarjeta amarilla y, por acumulación, lo obligó a salir del terreno de juego, dejando a su equipo, que buscaba afanosamente el empate, en una situación muy comprometida.

Edwin Cardona estrelló un disparo en el larguero casi inmediatamente después de la expulsión, dejando en claro que Colombia volvía a ser el dueño de la situación.

Los colombianos le bajaron el ritmo al partido, frenando los embates paraguayos y Pekerman hizo lo suyo al programar cambios en los minutos finales para salvaguardar la victoria que le garantizaba el pase a los cuartos de final a Colombia que vencía de esta forma a una aguerrida selección paraguaya que sin duda vendió cara su derrota.

No hay comentarios:

Publicar un comentario