lunes, 6 de junio de 2016

México 3-1 Uruguay


La Selección Nacional de México comenzó con el pie derecho su participación en la Copa América Centenario al derrotar por 3 goles contra 1 a su similar de Uruguay en el University of Phoenix Stadium en Arizona, Estados Unidos.

Juan Carlos Osorio mandó al terreno de juego una formación inédita con Alfredo Talavera en la portería, Rafael Márquez y Héctor Moreno en la defensa central, Néstor Araujo en la lateral izquierda y Miguel Layún en la lateral derecha, Diego Reyes en la contención, Andrés Guardado en la media izquierda y Héctor Herrera por la derecha y adelante con Javier Aquino, Jesús Corona y Chicharito pero prácticamente en cuanto silbó el árbitro, la formación cambió y la defensa se quedó con una línea de tres centrales, Márquez, Moreno y Araujo, que eran auxiliados por Layún por la lateral derecha en ocasiones, Diego Reyes en el centro en otras, Andrés Guardado por la izquierda e incluso por Javier Aquino cuando era necesario, dejando principalmente a Corona y Chicharito al frente en busca de los lanzamientos. Óscar Tabárez, por su parte, utilizó su habitual 4-4-2 con Muslera en la portería, Godín y Giménez en la defensa central, Álvaro Pereira por la izquierda y Maxi Pereira por la derecha, Matías Vecino, Egidio Arévalo, Nicolás Lodeiro y Carlos Sánchez en la media cancha y adelante con Cavani y Rolán.

Los mexicanos no tardaron en lanzar su primera ofensiva y para su buena fortuna se fueron al frente en el marcador. Corría apenas el 3' cuando Andrés Guardado tomó un balón por la banda izquierda y mandó un largo centro al corazón del área donde Héctor Herrera peleaba con Álvaro Pereira y el defensa charrúa logró adelantarse y golpear el balón pero para su mala fortuna lo introdujo en su propia meta para el 1-0.

El gol fue un golpe anímico para la celeste y México lo aprovechó para tomar el control del partido, establecer su ritmo y dictar sus reglas sobre todo en la media cancha donde Herrera y Guardado principalmente comandaban los avances de la tricolor pero no lograban conectar adecuadamente con Aquino y Corona y mucho menos surtirle balones a modo a Chicharito por lo que el Tri careció de profundidad. Las respuestas de los charrúas eran sobre todo a pases largos o en jugadas a balón parado aprovechando las continuas faltas innecesarias cometidas por los mexicanos que les permitían adelantar a Godín y Giménez, que son excelentes cabeceadores, y lanzar peligrosos centros al área.

La defensa mexicana no estuvo muy fina y sufrió en más de una ocasión por falta de coordinación sobre todo cuando Uruguay avanzaba por los extremos. Los charrúas estuvieron a punto de empatar el marcador cuando Cavani se movió para la banda derecha y recibió un excelente pase filtrado, aprovechando que por el lado izquierdo del ataque uruguayo se había colgado Araujo y, al mismo tiempo, por el lado derecho, Moreno se dejó ganar la espalda, por lo que el sudamericano se escapó y enfrentó en un mano a mano a Talavera que aguantó y logró rechazar el fuerte disparo del ariete charrúa para salvar a su equipo.

En los minutos finales de la primera parte, Matías Vecino recibió su segunda amarilla luego de una fuerte e innecesaria falta sobre Guardado por la banda izquierda del ataque mexicano cuando este quería escaparse en un contragolpe.

Uruguay salió mucho más concentrado para la segunda parte y tomó el control del partido apretando fuerte en la marca y mordiendo a México desde la salida, lo que provocó que los charrúas recuperaran muy rápidamente el balón y forzaran muchos pases fallidos de los mexicanos.

Ante la intensa presión de los charrúas, Juan Carlos Osorio intentó revertir la situación haciendo ingresar a Hirving Lozano por Javier Aquino cuando corría el 54' para contragolpear mejor pero el cambio no funcionó ya que tanto Lozano como Corona, que estaban tratando de abrir el campo por los extremos, perdían con mucha facilidad el balón y los celestes mantenían una fuerte presión sobre la portería mexicana.

Talavera comenzó a sufrir un acoso con centros constantes sobre el área y en un intento por despejar un balón se pasó de largo pero afortunadamente la defensa logró rechazar el esférico y no hubo daños que lamentar en esa jugada. Al 61', Osorio decidió sacar a Corona, un delantero, para ingresar a Jesús Dueñas, un mediocampista, y tratar de recuperar el medio campo que se había perdido ya que Diego Reyes había bajado para hacer labor defensiva, ubicándose como un central más y se había perdido la contención.

El cambio tampoco funcionó y cuando corría el 73', Andrés Guardado recibió su segunda amonestación al cometer una falta innecesaria buscando cortar un avance. Carlos Sánchez cobró la falta y mandó un magnífico centro al área donde Diego Godín le ganó el salto a la defensa mexicana para poner el marcador 1-1 al 74'.

Con el ingreso de Dueñas, Hirving Lozano se movió a la banda izquierda y ahí causó más daño. En una de sus primeras jugadas por esa banda, mandó un centro al área buscando a Chicharito que se había movido buscando una diagonal retrasada pero el trazo salió hacia otro lado y Godín rompió con facilidad. Osorio mandó a Raúl Jiménez al terreno de juego al 83' en sustitución de Chicharito y en una de sus primeras intervenciones, peleó el balón en el área del equipo charrúa y logró un tiro de esquina que fue cobrado por Miguel Layún por la banda izquierda del ataque mexicano y este sirvió para atrás para Lozano en una jugada prefabricada que buscaba un pase largo para Rafael Márquez que se encontraba en el segundo poste pero el veterano defensa central del Tri falló en la recepción y el balón se escurrió y tuvo que ser rescatado por Raúl Jiménez quien volvió a retrasa el esférico para Márquez que entonces mandó un fogonazo que se introdujo en la portería uruguaya dejando sin oportunidad a Muslera para el 2-1.

Uruguay, haciendo gala de su espíritu de lucha, volvió a lanzarse al frente en busca del empate pero un rápido contragolpe de México terminó por matar sus aspiraciones. Cuando corría el 92', un largo trazo hacia el frente fue ganado por Raúl Jiménez quien desvió el balón para Hirving Lozano y se escapó por la banda izquierda y sirvió de regreso a Raúl Jiménez que entraba al área en una excelente posición y aunque no pudo controlar el esférico en primera instancia, se las ingenió para mandar un magnífico centro para Héctor Herrera que estaba solo en el área chica y simplemente empujó el balón suavemente con la cabeza para marcar el 3-1.

No hay comentarios:

Publicar un comentario