lunes, 16 de julio de 2012

Capello en Rusia


Era un secreto a voces y en los pasillos de la Federación rusa se hacía cada vez más complicado contenerlo hasta que Andrei Arshavin publicó la noticia en su página web: Fabio Capello ha sido designado el nuevo entrenador de la Selección de Rusia.

La Federación rusa había reconocido que Capello se encontraba, junto con otras grandes figuras, entre los candidatos a tomar el timón de la selección tras el fracaso en la Euro 2012.

Capello se lanzó a la fama cuando tomó al Milán que dejaba Sacchi y logró hacerlo triunfar tanto o más que su predecesor. Con aquel AC Milán logró los títulos de 1992, 1993 y 1994 de Liga y Copa en Italia y dejó una imagen imborrable que para muchos era claramente la del mejor equipo del mundo en su época.  Nadie puede olvidar el triunfo de 1994 en la Champions con un contundente marcador sobre otro grande, el Barcelona, al que barrió por 4 a 0 en Atenas. Aquel Milán contaba con grandes estrellas como Van Basten, Gullit y Baresi y obtuvo 4 scudettos en 5 años.

Capello también trabajó en el Real Madrid al que llegó precedido por su gran fama obtenida con el AC Milán pero desde la rueda de prensa inicial dejó en claro su postura con una frase que se ha hecho clásica: "me contrataron para hacer del Real Madrid el mejor equipo de España, Europa y el mundo, no para dar espectáculo" y si bien conquistó el título de Liga en la temporada 96-97, salió del cuadro merengue con destino a Milán para una nueva etapa con los rossoneri.

Capello dirigió a la Roma desde 1999 hasta 2003 y ahí también logró obtener un Scudetto antes  de regresar a su adorado Turín para entrenar al que había sido su club durante la mayor parte de su carrera como jugador, la Juventus. Con la Vecchia Signora obtuvo dos Scudettos más en 2004-2005 y 2005-2006 aunque lamentablemente estos títulos le fueron borrados de la cuenta a la Juve por un escándalo de arreglo de partidos que también obligó a la Vecchia Signora a descender a la Serie B italiana y, debido a esto, Capello decidió marcharse de Turín para probar de nuevo suerte en el Madrid que tenía un nuevo presidente.

En su segunda etapa al frente del Madrid fue muy criticado por su estilo de juego y tuvo problemas con varios jugadores pero logró romper la sequía y devolvió al cuadro merengue a lo más alto del balompié español aunque dadas las fricciones, era obvia su salida.

Habiendo cosechado títulos a lo largo de más de una década, Capello llegó a Inglaterra y se enfrentó de nuevo a todo el mundo para imponer su estilo cerrado, en ocasiones ultradefensivo e implantó una disciplina militar en la que la única voz de mando era la suya. Con el cuadro de la rosa no le fue bien e Inglaterra no tiene grandes cosas que presumir de la era Capello. Su salida fue abrupta y se debió a una agria disputa con la Federación por el tratamiento a un jugador que era sometido a un proceso disciplinario por la Premier League.

Después del mal sabor de boca con los ingleses, pocos le daban oportunidad en la lista presentada por la Federación rusa pero para sorpresa de muchos, Capello está de vuelta y sin duda implantará su disciplina y estilo en busca de hacer camino hacia Brasil 2014.

No hay comentarios:

Publicar un comentario