miércoles, 11 de julio de 2012

Nuevo escándalo


La FIFA ha revelado que Joao Havelange y su yerno Ricardo Teixeira recibieron comisiones millonarias por derechos audiovisuales, confirmando las suposiciones que por años se habían hecho al respecto.

El origen de este nuevo escándalo tiene sus raíces en la quiebra de ISL, una agencia de marketing y de derechos televisivos ligada durante muchos años a la FIFA, en 2001. Dicha quiebra generó pérdidas enormes a la FIFA y en su momento se manejaron cifras estratosféricas. EL PAÍS comenta que el monto podría estar cercano a los 100 millones de euros.

El estallido de este escándalo ha dejado al descubierto el hecho de que decenas de altos cargos de la FIFA recibieron unos 90 millones de euros en comisiones por parte de la ISL en su momento. Blatter tuvo en su poder una lista con los dirigentes que recibieron las jugosas comisiones y nunca fue publicada sino hasta hoy miércoles ya que la FIFA notificó el auto de sobreseimiento de la instrucción penal abierta por la fiscalía de Suiza y la cual se había abierto por los malos manejos en el período comprendido entre 1974 y 1998.

Según revela EL PAÍS, la empresa ISL llegó a mover más de 2,400 millones de dólares por concepto de marketing y derechos de transmisión de la señal y en el auto mencionado no se señala que Havelange nunca notificó las comisiones a la FIFA, por lo que la fiscalía suiza determinó que existió un conflicto de intereses en la gestión del ex presidente del máximo organismo del balompié mundial y en el auto trasciende que hubo "apropiación indebida, infracción del deber y gestión desleal".

La FIFA y por supuesto Havelange y Teixeira hicieron todo lo posible para que este escándalo no saliera a la luz durante años, pero ya no pudieron evitar la publicación del documento. Havelange se vio forzado a entregar un bono a la fiscalía suiza por casi 6 millones de dólares, que es nada en comparación con lo que se dice que recibió en su momento y en diciembre de 2011 renunció al Comité Olímpico Internacional y unos días más tarde, siempre en el mismo mes de diciembre, también renunció al Comité Ejecutivo de la FIFA, ya que sabía que la publicación del documento era inminente aunque Blatter también hizo lo suyo para postergarla.

La FIFA, como siempre, hizo pública su satisfacción por el dictamen del Tribunal Supremo Suizo y subrayó que Blatter no está involucrado en el caso aunque es obvio que debió de haber estado al tanto ya que Havelange fue su padrino en FIFA y fue este último quien lo nombró secretario general en 1981 y le cedió la presidencia en 1998.

No hay comentarios:

Publicar un comentario