viernes, 20 de julio de 2012

El duelo


En España los equipos van calentando motores con vistas a la próxima edición de la Liga BBVA. Cada día aparecen en los periódicos y tabloides las nuevas contrataciones o de plano los llamados "culebrones" con declaraciones de jugadores que quieren salir de sus equipos y entrenadores que quieren contar con ellos en otros equipos.

Tales son los casos de Kaká y Modric en donde el primero ya no quiere continuar en su equipo a pesar de que el Tottenham quiere retenerlo o al menos recibir 40 millones de euros por él mientras que el Madrid busca sacar la mayor cantidad posible por Kaká para poder apostarle fuerte a Modric.

Muchos otros equipos también apuestan por refuerzos aunque con más cuidado que en años anteriores porque deben tener en cuenta la crisis que azota hoy en día a la península ibérica y que podría mermar aún más sus ingresos para la próxima temporada.

El Real Madrid y el Barcelona preparan con cierta discreción un nuevo duelo. Pocos dudan que la próxima temporada será de nuevo escenario de un duelo entre estos dos grandes y que, de nueva cuenta, los equipos restantes tendrán otra competencia o más bien competirán a otro nivel y por objetivos distintos al campeonato de Liga.

El Barcelona comienza un nuevo ciclo y espera mantener el nivel para impedir el cambio en la Liga BBVA mientras que el Real Madrid hará todo lo posible por confirmar el cambio de estafeta. Los merengues buscarán consumar el cambio de poderes en la que es considerada la mejor liga del mundo.

El Barcelona se enfrenta a un reto formidable. En el ciclo anterior, Pep Guardiola fungió como referente y guía, llevando a su equipo a lo más alto tanto en su liga como en Europa y el mundo.

Con Guardiola en el banquillo, los culés trabajaron con humildad y fe con rumbo fijo. El técnico de sangre azulgrana supo contener el protagonismo de Laporta y Rosell para guiar a su equipo y hacerlo brillar como pocas veces se ha visto brillar a un equipo de futbol en la historia del balompié.

El Real Madrid dio tumbos durante muchos años y cambió de técnico como muchos cambian de calcetines pero de pronto se encontraron a José Mourinho quien también ha sabido ganarse la confianza de los directivos y ha impuesto su estilo y forma de ser en el vestidor merengue, algo que tampoco es fácil. Los blancos ahora se sienten confiados de haber encontrado a su director técnico, su genio capaz de cumplirles el deseo de catapultarlos a lo más alto de la élite mundial.

Muchas voces indican que Rosell no cree en Tito y que únicamente lo contrató para calmar todo el ruido que se daba a su alrededor, pero nadie duda que en el Madrid todos creen en Mourinho y tal vez por eso destilan tranquilidad. Lo que es cierto es que el duelo entre ambos podría ser decisivo ya que mientras el Barcelona luchará con todas sus fuerzas por mantenerse en la línea de su época dorada con Guardiola, el Madrid pujará por el cambio de mando en la Liga BBVA.

No hay comentarios:

Publicar un comentario