miércoles, 25 de julio de 2012

Mano dura


José Mourinho solicitó amplios poderes desde su llegada al Real Madrid y no tuvo reparos al enfrentarse a quien osara interponerse. La directiva del club blanco le ha dado toda la confianza y el técnico portugués ha establecido su ley y estilo con mano dura cuando ha sido necesario.

Su estilo es simple y directo. Si no quiere a alguien se lo dice sin titubeos y le establece su rol sin dudarlo. No obliga a nadie a salir pero si alguien no entra en los planes será el primero en enterarse y sabrá también que la puerta está abierta para buscar una salida.

Tal ha sido el caso de Kaká a quien se le ha dicho que no entra en los planes y que, de quedarse, su papel será secundario y jugaría muy poco. El brasileño no se ha quejado y su agente ya se ha entrevistado con el AC Milán y también ha recibido una oferta del Red Bull de Nueva York, por lo que muy probablemente en los próximos días se podría materializar el movimiento si es que alguno de estos clubes llega al mínimo estipulado por el Real Madrid.

Mourinho no se tienta el corazón. Decide hasta el último punto. Cualquier alta o baja, las compras y ventas, todo lo que esté relacionado deportivamente con el equipo.

Según ha comentado el propio técnico, una vez que se cierre el mercado, la prioridad será el grupo y buscará que funcione como una familia, unida y todos en busca del mismo objetivo.

Mourinho toma todas las decisiones y le informa a cada uno de sus jugadores de frente. Se reúne con ellos y les da la cara y eso es algo que muchos respetan enormemente, pese a que nadie duda que su mano es dura y que no se tentará el corazón a la hora de sentar a alguien.

No hay comentarios:

Publicar un comentario