miércoles, 29 de febrero de 2012

Pobre desempeño

México y Colombia se presentan con situaciones muy distintas. Para Colombia es el primer partido de la era Pekerman, mientras México mantiene el proceso del Chepo desde hace ya un buen tiempo y sus jugadores hace mucho que han hecho suya la táctica de cómo le gusta jugar al estratega. Sin embargo, México presenta a varios jugadores que no están participando activamente en sus equipos y denotan ciertos problemas de funcionamiento.

Durante los primeros 25 minutos, México tomó el balón y mostró cierta profundidad por el lado izquierdo por medio de Guardado que supo mostrarse y recibir los pases de Jona que funcionó como centro y eje del medio campo.

Pablo Barrera estuvo intentando una y otra vez pero es obvio que no está en su mejor forma y muchas de sus fintas simplemente no funcionaban como él quería. Gío, como siempre, intermitente, desapareciendo por largos tramos del partido.

Los mejores ataques colombianos nacen invariablemente de errores mexicanos, ya sea por balones perdidos en la salida o bien por pases errados o faltas innecesarias, por lo que cuando corría el minuto 35, Falcao aprovechó un rechace de Ochoa para anotar el primer gol del partido y poner arriba a Colombia.

El gol le dio confianza a Colombia que aprovechó el desconcierto de la zaga mexicana para arremeter con arrojo sobre la portería de Ochoa mientras México intentaba retornar el control del partido aunque su falta de profundidad permitió que Colombia se tornara cada vez más peligroso.

Chícharo logró quitarse al arquero cuando faltaban unos minutos para terminar el primer tiempo, pero lamentablemente el balón se le alargó y no pudo convertirlo en gol ya que la defensa colombiana aprovechó para regresar rápidamente y cubrir el arco.

México salió al segundo tiempo con la intensión de presionar más cerca del área rival e impedir la salida colombiana para obligarlos a romper el balón en lugar de salir jugando. Los largos pases filtrados mexicanos siguieron haciendo daño a Colombia pero para la mala suerte tricolor, no fueron bien aprovechados.

La presión mexicana fue cesando y a los 10 minutos del segundo tiempo, Colombia ya era de nuevo amo y señor del partido. A los 15 minutos, Cuadrado plasmó en el marcador la marcada superioridad de Colombia al anotar el 2-0 al empujar un centro estando solo en el área chica tricolor.

La falta de profundidad mexicana se hizo cada vez más obvia y, lo que es peor, la lentitud y mala coordinación defensiva también y eso pesó mucho en el funcionamiento del tricolor. Colombia aprovechó los espacios abiertos y con su velocidad y pases largos siguió creando peligro.

El pésimo estado físico de Barrera se evidenció al sufrir un calambre antes de que se cumplieran los 30 minutos del segundo tiempo, lo cual originó su salida y en su lugar entró Damián Álvarez, en su debut con la selección mexicana.

La falta de actividad de muchos titulares mexicanos se hace obvia ante la exigencia presentada por un equipo como Colombia que, sin dar un gran partido, supo aprovechar las ventajas ofrecidas por el equipo mexicano y terminó dominando y nulificando los intentos tricolores. México no se encontró y se vio falto de ritmo y sin condición física dando uno de los peores partidos desde la llegada del Chepo al timón.

No hay comentarios:

Publicar un comentario